Ir al contenido principal

La respuesta está en la canción (VIII)

Es curioso cómo en el mundo de la música se olvidan o, mejor dicho, se abandona a artistas que una vez significaron muchas cosas e hicieron que tus décadas de crecimiento físico e intelectual tuvieran una banda sonora variada en emociones. El caso que ocupa esta puntual revisión podría ser uno de ellos, y no porque haya dejado de estar ahí en ningún momento. Sus paréntesis artísticos no han conseguido que posterguemos su nombre como uno de los importantes en una época no demasiado prolífica en obras musicales para la posteridad. Lloyd Cole, artista de largo y profundo recorrido, formó una banda llamada The Commotions en mitad de dicho período y grabó una obra maestra de pop europeo a la que tituló "Rattlesnakes", y precisamente así, de manera sibilina y reptante, fue metiéndose en las efe emes del momento y en el corazón de sus acólitos un tema de corte elegante, "Are you ready to be heartbroken", que cerraba un disco lleno de muchos grandes momentos.

Imbuidos de un romanticismo decadente que le ha dado ese toque especial a sus canciones hasta nuestros días, Lloyd y sus amigos de la universidad de Glasgow publicaron su debut en octubre de 1984 y lo llenaron de referencias literarias y experiencias personales, de entre las que el líder extrajo las líneas inspiradoras del tema en cuestión. En la letra se mezclaba a Norman Mailer con Arthur Lee, y no resultaba nada fácil adivinar si al final solo se trataba de un estado de tristeza puntual sin incidencias externas o la cosa fue provocada por una persona sospechosa de incidir en su estado de ánimo. Lo único en claro extraído de la composición es que sirvió para que el siguiente trabajo de la banda fuese igual de bueno y para que otra gran dama de la escena pop como Sandie Shaw la versionara así.


Tuvieron que pasar nada menos que veintitrés años para que otra banda oriunda de la misma ciudad recuperara la esencia de una canción tan extraordinaria. Fue una mujer, la carismática Tracy Anne Campbell, que ya había confesado su amor incondicional por la discografía de Mr. Cole, quien decidió bautizar el tema estrella de su magnífico disco de 2006, "Let's get out of this country", grabado con su banda Camera Obscura, prácticamente con las mismas palabras incluyendo el vocativo de rigor, para personalizarla. En "Lloyd, I'm ready to be heartbroken" la carga intelectual era obviada en aras de una mejor comprensión y el menor uso de metáforas hicieron del tema no exactamente la respuesta perfecta, pero quizá sí el complemento ideal a las disquisiciones de su inspirador. 

La preciosa introducción de órgano y una orquestación sencillamente espectacular -lo habitual en cualquier corte de los escoceses- lo sitúan entre lo mejor de su carrera, lo cual ya es decir bastante a su favor. En esta ocasión la repercusión fue más atenuada, pero aun así sirvió para que apareciese como colchón musical en la mediocre película "P.S. I love you" (2007) y alcanzase una nueva fama gracias a la comidilla que puso en boca de muchos una supuesta relación entre ambos artistas, lo cual nunca fue otra cosa que una profunda admiración y respeto mutuos, sobre todo de la más joven hacia uno de sus mentores musicales. Es obvio que la tierra y el sentimiento común unen más de lo que uno desearía.


Así se han cocinado a fuego lento algunas de las historias a dúo (no necesariamente juntas) que han marcado la trayectoria de solistas, bandas y asociaciones esporádicas que hacen de la música un arte completo y universal. Sin unos, los otros no habrían tenido la materia prima necesaria para hacerse oír, ni nosotros el fuego que aviva nuestra inquietud por descubrirla. Continuará.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal