Ir al contenido principal

Tres no son multitud

Es habitual que a la terminación de un ejercicio artístico de doce meses, cual declaración anual de réditos, se inunden blogs, websites e incluso columnas de revistas impresas con listados, en la mayoría de casos controvertidos y siempre parciales, que incluyen los techos creativos en lo que a música (discos, canciones, solistas y bandas), cine (historias, actores, bandas sonoras) y en menor medida y de forma mucho más especializada, libros (autores y géneros) se refiere. En nuestro rincón también hemos querido formar parte de la tribu, por una vez y sin que sirva de precedente y, reduciéndolo al mínimo, citar tres obras, una por disciplina, que están entre lo más sorprendente, selecto o atractivo de lo escuchado, visto y leído durante los días festivos y falsamente armónicos que hemos dejado atrás, sin ceñirnos a fechas ni atender a guiones preestablecidos. Aviso: hay disco de villancicos de por medio, pero no teman, no creo que mucha gente lo haya utilizado para amenizar la cena navideña. 


- La película

"Coherence" (USA, 2013). Sin ser afín a la metafísica ni a la hipotética periodicidad de las leyes espacio-temporales se puede disfrutar sin objeciones e incluso con creciente desasosiego de la imprevisible llegada de la paranoia a nuestras vidas. Algo así, metáfora del gato de Schrödinger incluida, plantea James Ward Byrkit en su primera incursión en la gran pantalla como director (cuesta creer que se trate del mismo creador del storyboard de los últimos "Piratas del Caribe") bajo el epígrafe del cine independiente que no tiene más remedio que serlo. Los medios justos, el inteligente uso de los fundidos a negro, las elipsis medidas y unos actores dotados para la improvisación sin que se note, las armas para rodar una película menor en trascendencia comercial que sin embargo logró considerables menciones en prestigiosos festivales, especialmente en el de cine fantástico de Bilbao, en el que se alzó con el primer premio (pueden verla haciendo click en la imagen). Ahora que las cenas familiares no deseadas están a la orden del día, recemos para que ningún apagón como los que viven sus protagonistas ni el rescate de viejas fotos mostradas siempre en el momento incorrecto nos condicionen la existencia. Ni la de otros tantos seres exactamente idénticos a nosotros que igual viven a solo unos metros de distancia. En ocasiones, tal vez demasiadas, nada ni nadie es lo que parece. Absolutamente perturbadora.


- El disco

Mark Kozelek: “Sings Christmas carols” (Green Vinyl, 2014). Cuesta creer que alguien que se dedica a poner de vuelta y media a la familia durante todo el año pueda cautivar hasta a los parientes lejanos que se añaden sin previo aviso a la cena navideña, y que además acabe por resultarnos simpático. El antiguo alma de Sun Kil Moon nunca ha sido un personaje amable ni verbal ni musicalmente, y precisamente por eso complace tremendamente encontrarse con que sea él precisamente el que ponga la banda sonora adecuada –insufrible en la mayoría de los casos- a unas semanas de forzada concordia. Algo así como poner banda sonora a un inevitable mal trago y salir reforzado del intento. Si conseguimos olvidarnos de todo y perdonarle la vida hasta al cuñado más gañán de la humanidad es gracias a la delicadeza disparada en ráfagas por esta colección de preciosas canciones. Solo una guitarra bien afinada, una voz estoica y un espíritu estúpidamente conciliador pueden sacarnos a flote de la cruda realidad, y escuchando "2000 miles", por ejemplo, volvemos a ser conscientes de que la vida puede ser maravillosa incluso en estas fechas. Y si te dejan pinchar "Christmas time is here", empresa harto complicada en la noche de marras, te olvidas de que el género humano es por definición un animal consumista y entregado al individualismo. Pese a los desafines de Kozelek en alguna vuelta de "Silent night", recorrer los temas de este insospechado trabajo te reconcilia hasta con las bolas del árbol, aunque solo sea por unas horas. Y antes de que todos se marchen ya has recuperado la cordura y la paz interior rememorando los remansos de "Away in a manger" y "O little town of Bethlehem" y tirando al contenedor todos los discos de villancicos de la colección de tus padres. Un momento… ¿pero no estamos hablando de un disco de villancicos? Sí, pero esta es otra historia.


- El libro

“Escupiré sobre vuestra tumba” (Vernon Sullivan aka Boris Vian, 1946). Porque nunca un autor murió durante el estreno de la adaptación cinematográfica de su obra. Porque esta obra maestra la parió un artista que vomitaba talento y escribió más de quinientas canciones, once novelas, cuatro antologías poéticas, diversas piezas teatrales, un par de óperas, y se formó como músico de jazz, actor y periodista. Porque tuvo que camuflarse bajo un pseudónimo absurdo para que el mundo creyera que tamaña descripción de excesos solo podría salir de la mente retorcida de un norteamericano. Y porque sufrió la ira de un juez retrógrado que le obligó a pagar 100.000 francos por haber incurrido en un sangrante ultraje a la moral y a las costumbres. Lógicamente, estas páginas representan las antípodas de la evasión buscada durante el último periodo vacacional del año, y justamente por eso deberían ser revisadas ahora con especial vehemencia. La historia: un librero mestizo maquina su venganza contra los asesinos de su hermano, negro como el alma de sus ejecutores, cuyo único delito fue enamorarse de una chica de piel mucho más clara que la suya. La inquina y el odio con los que arma su operación lo llevarán al abuso sexual, descrito con profusión de detalles, y al posterior exterminio de dos hermanas de fuertes convicciones racistas y, para más detalles, bañadas en el dinero de su familia. La violencia de algunos pasajes es estremecedora e imposible de trasladar a imágenes en 1958, el año en que Michel Gast, un mediocre cineasta al que se encargó la adaptación, se hizo cargo del osado proyecto (pueden ver el film completo pinchando aquí), y todavía hoy se cree que fueron sus omisiones y sobre todo el ridículo final que culminaba la cinta los responsables del infarto que acabó con la vida de Vian a los 39 años. Una cumbre literaria y eterna sin precedentes ni herederos cuya huella sobrevivirá a esta y cualquier Navidad venidera.



Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal