Ir al contenido principal

Yo no soy el Anticristo, soy Leopoldo María Panero

En su tumba solo habrá tres coronas, y ninguna de ellas de procedencia familiar ("Y así desde aquel cielo que dicen las leyendas pedirás ya mañana por mí y mi salvación"). Unas latas de la bebida más roja y perniciosa de entre todas las que se publicitan como refrescantes, su última droga, y un pequeño ejército de paquetes de tabaco ("Fumo mucho. En el cenicero hay ideas y poemas y voces de amigos que no tengo") adornaron el último viaje de la locura, la partida definitiva desde el andén de los deseos muertos, la incomprensión más despiadada y el ansia por vivir sin vivir en uno mismo. Por fin salido de su confinamiento ("He vivido los blancos de la vida, sus equivocaciones, su olvido, su torpeza incesante y recuerdo su misterio brutal, y el tentáculo suyo acariciarme el vientre y las nalgas y los pies frenéticos de huida"), desde el sanatorio en el que exhaló su último suspiro se elevarán sus cenizas al cielo de los desamparados, en el que encenderá su alma con el mechero con el que una vez prendió fuego a la marihuana que lo llevó a la cárcel. 

No fue ni un vago ni un maleante, sino un boceto de cruel seductor que desafiaba a la vida con vehemencia ("No es tu sexo lo que en tu sexo busco, sino ensuciar tu alma: desflorar con todo el barro de la vida lo que aún no ha vivido"). Un perdedor que ganó demasiado como para ganarse el poder de perderlo todo. También fue la más firme promesa de la poesía española de los setenta, cuando la antología "Nueve novísimos" le otorgaba unos galones que jamás tuvo en vida, justo igual que su padre, cuya censura condicionó sus primeras letras ("Solos tú y yo, e irremediablemente unidos por la muerte: torturados aún por fantasmas que dejamos con torpeza arañarnos el cuerpo y luchar por los despojos del sudario..."). Los que ahora fingen lágrimas en su velatorio son los mismos que durante los últimos lustros le otorgaron el título ofical de "loco", ignorando su brutal ignorancia sobre la obra de una mente perjudicada a la par que brillantísima, una de las plumas más cultas de cuantas poblaron los versos hispanos ("Se diría que has muerto y eres alguien por fin, un retrato en la pared de los muertos, un retrato de cumpleaños con velas para los muertos"). Un hombre solo, al borde del suicidio omnipresente y presa de sus continuos fantasmas. Un aglutinador de corrientes artísticas sin más oficio que el beneficio propio, ácrata del pensamiento ilustrado que dedicaba poemas a su madre e himnos a Satán ("Señor del verso, de ese agujero en la página por donde la realidad cae como agua muerta") y del que se ocuparon más cineastas y músicos que congéneres literarios. Un impulso vital que hizo que su familia fuera diseccionada más desde un punto de vista desesperanzador que como los puros intelectuales que pretendieron ser. No fue su caso, obviamente. Pueden comprobarlo pinchando en la imagen de arriba y disfrutando de una de sus desconcertantes conversaciones.

Si Jaime Chávarri apretó los tornillos de "El desencanto" en su restrospectiva de la familia Panero en 1976, Ricardo Franco la amplió y complementó en 1995 con "Después de tantos años" -pueden verla íntegra al final del texto-, la continuación de una saga maldita que serviría como retrato objetivo del entorno falangista en el que este héroe tuvo que combatir y del que tuvo que exiliarse a golpe de versos en carne viva que buscaban inspiración en la vida que pugnaba por escapársele entre los dedos amarillentos ("Esperando todos los días para que venga el cierzo, para que venga el ciervo azul como el poema"). En sus últimos años, hasta rockeros inquietos como Bunbury o Carlos Ann se acercaron respetuosa y temerosamente a su obra, ventilando su presencia en los medios, que se apuntaron el tanto injustamente, y honrando la poesía de Artaud o Mallarmé, el elegante y vital toque francófono que también vistió el último traje del hombre que no tenía a nadie. Ahora sí, podemos sentirnos orgullosos de nuestras lágrimas. 


IN MEMORIAM  -  Leopoldo María Panero (Madrid, 16.06.48 - Las Palmas, 05.03.14)


Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.