Ir al contenido principal

Montañas de cocaína

Grabar un disco en circunstancias tan adversas como vivir prácticamente incomunicado con tus compañeros o utilizar los viajes lisérgicos de excusa para abstraerte de un trabajo que en principio debía ser mucho más concienzudo es algo que, paradójicamente, solo puede resultar en una obra maestra de proporciones descomunales. Sucedió, sucede y sucederá con algunos álbumes históricos (el caso de"Exile on main street", grabado por los Rolling Stones, "Revolver", por los Beatles, o "White light, white heat", por The Velvet Underground son otros sonados y esplendorosos ejemplos) en cuya génesis intervinieron factores que no dependían exclusivamente de la pericia musical de las bandas y sin los cuales hoy no serían incluidos en cualquier hipotética -e injusta- lista de referencias imprescindibles. 

En 1976, en plena democratización de las drogas, la alianza angloamericana que suponía un quinteto literalmente destrozado un año atrás intentaba recomponer su alineación componiendo una serie de canciones destinadas a perfilar el que luego se convertiría en el mejor disco de su carrera. Por un lado, la pareja formada por el bajista John McVie y la teclista Christine Perfect habían puesto punto final a su relación, contagiando así a los lazos que unían al guitarrista Lindsay Buckingham y la Stevie Nicks, quizá la voz más representativa de Fleetwood Mac, que vieron asimismo finiquitada su etapa sentimental. Por otro, el ambiente enrarecido y distante que se respiraba en el grupo hizo que los temas se grabaran aisladamente, sin mezclarse nunca sus miembros en el estudio y llenando de dificultades la mezcla final de unos temas que se sostenían por sí solos. Tal vez por la rabia y los ajustes de cuentas latentes en las composiciones, las letras se interpretan como diatribas eficaces contra ex amantes ("You make loving fun"), íntimas confesiones de poso ácido ("Songbird") y auténticos himnos sobre un futuro sin vuelta atrás ("Dreams", un clásico de su repertorio desde entonces y el único número uno que lograron en USA). En medio de rencores, batallas por dirimir y tragicomedias de culebrón, el otro miembro del grupo, el batería y fundador Mick Fleetwood, vivía el vendaval propio de una demanda de divorcio. Todo listo para que estallara el huracán, como se podrá suponer. Y lo hizo, solo que en una explosión de creatividad que jamás pudieron igualar, tras las continuas idas y venidas de sus componentes, aventuras discográficas al margen del grupo y varios intentos de rescatar la (inconsciente) magia de aquellas tormentosas sesiones.

La cocaína y otros excesos fueron los indiscutibles protagonistas en los estudios Sausalito de California, donde empezaron a tomar forma maravillas pop como "The chain", "I don't want to know""Don't stop" "Go your own way", que posteriormente serían retocadas y aumentadas con el grueso de la producción en diversos estudios de Miami, Hollywood y Los Angeles. De la calidad de los conciertos del grupo darán buena cuenta viendo el directo que les dejo a continuación, unos años después de superar turbulencias, ya metidos en una nueva década. Si pinchan en la portada del disco, arriba, podrán escuchar "Rumours" íntegro. Cuarenta millones de copias vendidas después, seguimos comprobando que la vida se resume en una sucesión de rumores, con la salvedad de que tan solo unos pocos se convierten en algo real.



JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.