Ir al contenido principal

Pompeya fue psicodélica

Las ruinas de un imperio como renacimiento y auge de otro, este de índole musical. La civilización del rock mundial comenzó a temblar sobre sus cimientos cuando a mediados de los 60 el underground londinense se agitaba con bandas que intentaban remar contra la corriente beat que parecía cubrir de pop todo el territorio británico. Allí se plantó la semilla de una banda que unos años después alcanzaría la gloria con una colección de discos sublimes, representados en una imagen icónica, la del triángulo atravesado por un arcoiris psicodélico que sirvió de portada para "The dark side of the moon", editado en 1973, cuando el bajista Roger Waters y el guitarrista David Gilmour, uno de los mayores virtuosos de la historia del rock, tomaron las riendas de un proyecto que se balanceó demasiadas veces en la cuerda floja a la que la arrojó la paranoia de su fundador Syd Barrett, convertido en sombra de sí mismo y víctima de sus propias alucinaciones, que hicieron que sus compañeros lo bajaran del barco para siempre. A partir de ese momento, comenzaría su período más esplendoroso con fantásticos trabajos como "Wish you were here" (1975) o "The wall" (1979), que sirvió de simbólico cierre al viejo capitalismo representado por el muro de Berlín. 
Sin embargo, de todos los grandes momentos que Pink Floyd nos legaron, uno que permanece fiel en nuestra retina desde que visionamos la primera edición es ese que muestra a los cuatro miembros de la banda -el teclista Rick Wright y el batería Nick Mason, aún en activo, completan la alineación- en medio de las ruinas del antiguo Anfiteatro de Pompeya, donde montaron un impresionante dispositivo logístico de imagen y sonido para grabar una actuación histórica en la que destacan las largas e impresionantes interpretaciones de "Echoes" y "One of these days", ejemplos de que el marco elegido para la grabación, pese a su desértico aspecto, no les venía nada grande. Aunque posteriormente viajarían a Francia para editar, aumentar lo filmado en tierras italianas y publicarlo dos años después, queda un documento único, dirigido por Adrian Maben y exhibido en salas cinematográficas que no llegaría a España hasta 2003, cuando por fin vio la luz en formato DVD con imágenes adicionales del grupo grabando en los míticos estudios Abbey Road. 
Aquí les dejo la versión íntegra con el montaje del director, y si pinchan en la imagen verán un concierto grabado en Venecia en 1989, tal vez durante su época más grandilocuente. Dos marcos bien diferenciados para una misma fotografía: una parte importantísima de la mejor música del siglo XX.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.