Ir al contenido principal

Versiona, que algo queda



El mundo de las versiones es ese cajón de sastre donde parece que todo tiene cabida: los géneros más diversos pueden encontrar su metamorfosis en otras pieles, igual de válidas que las originales a veces o sirviendo de corsé del que salir cuanto antes en otras. El atrevimiento, el homenaje, el afán por sorprender o el simple divertimento podrían ser razones de peso, dependiendo de los casos, para fijar la vista en esas canciones, estilos o artistas que una vez, o cientos, hicieron que quisieras dedicarte a esto de la música con todas sus consecuencias. 
Siempre he sido un enamorado de las versiones, aunque a veces sean fallidas o resulten poco menos que atentados contra la creación primigenia, y mejor no hablemos de las consecuencias nefastas que para las carreras correspondiente supusieron tales osadías. En el lado bueno, dos ejemplos ilustrativos:
Bob Dylan compuso en 1967 "All along the watchtower", que en las cuerdas incendiarias de Jimi Hendrix, el zurdo genial, cobraba una vida insospechada y cautivadora que incluso hizo dudar al propio bardo de su acierto al escribirla con tan exiguos arreglos. El propio autor quedó petrificado cuando escuchó el nuevo ropaje eléctrico de su composición y, desde entonces, casi sabemos más de ella por la revisión que por el original. Abajo les dejo un vídeo ilustrativo y aquí pueden ver y escuchar otra aproximación al mismo tema, la que hicieron los mismísimos U2 en su disperso pero imprescindible disco "Rattle and hum".
El otro cover del que hablo es la del clásico "Please Mr. Postman", que muchos siguen atribuyendo a los Beatles sin saber que estos, en los inicios de su carrera y como fogueo a su grandeza posterior, eran una banda de versiones que bebía fundamentalmente de los pioneros del rock and roll, léase Chuck Berry o toda la escudería Motown sin ir más lejos, cuando la música negra se convirtió en la fuente principal y punto de partida de muchas carreras musicales. En su origen, fueron The Marvelettes quienes convirtieron al tema en uno de los grandes éxitos de su discográfica y lo postraron a los pies de la posteridad. Pero pocos saben que unos años después The Carpenters lo volverían a impulsar al número uno de las listas de medio mundo (escuchen su versión aquí). Sólo dos casos de los millones de los que podría hablarles, pero en algún otro momento volvamos sobre el tema, si es que el atracón que les ofrezco no les resulta indigesto. 


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal