Ir al contenido principal

En el país de los sordos el ciego es el rey




Hoy en día ya es casi inimaginable, pero en los dorados 70 era un regalo de lujo esperado por miles de fans y gente que valoraba un vinilo de su artista favorito poco menos que como un regalo de los dioses. Y no era fácil digerir un triple álbum como este, compuesto de dos LPs y un EP, es decir, un disco doble acompañado de uno más sencillo añadido como apéndice y conclusión a un trabajo que a su autor le llevó casi dos años y medio componer, grabar y arreglar. Y tan perfeccionista fue en el sonido que a su compañía, la mítica Motown, con la que acababa de firmar contrato, no le hizo ni pizca de gracia tener que vender un trabajo de dichas características.
Sin embargo, aquí están algunas de las canciones que hicieron de Stevie Wonder el artista masivo que fue después, jugando un papel fundamental en su carrera y convirtiéndolo en uno de sus trabajos más autobiográficos, con letras confesionales no exentas de sarcasmo y espiritualidad (“If it’s magic” es sencillamente impresionante) o compromiso político (“Village guetto land”), entre las que destaca la dedicatoria a su hija recién nacida por aquel tiempo en “Isn’t she lovely?”, que le sirvió como gancho para colocarse como número uno en las listas estadounidenses durante más de tres meses. La nómina de músicos contratados para su grabación es inmensa e impresionante: Herbie Hancock a los teclados, George Benson a la guitarra y coros, Greg Brown a la batería, Trevor Lawrence al saxo tenor… y el propio Steve decidiendo qué canciones se quedarían fuera de las casi doscientas compuestas para la ocasión. Un festival irreprochable de sonoridades y estilos fusionados a la perfección: soul, funk, afrobeat, R&B, jazz y sonidos experimentales que muchos consideran prácticamente insuperable no sólo en su discografía sino en la de cualquier otro que después de él haya intentado acercarse a esta maravilla que despachó nada menos que nueve millones de copias, fue galardonado con varios Grammy –si es que eso importa viendo en lo que dichos premios degeneraron después- y descubrió al mundo que, tras siete obras previas, Mr. Wonder era justamente eso, una genuina y pulida joya de la música negra. El groove es irresistible, dejémonos llevar por la vida misma hecha música.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal