Ir al contenido principal

La trompeta que cambió el mundo

No es una herejía hablar de ventas de discos en plenos tiempos de rápidas pulsaciones, pantallas digitales e ingestión masiva e inconsciente de sonidos, imágenes y enlaces en la mayoría de casos insustanciales para el devenir de nuestra existencia. Y por eso es un orgullo recordar los cuatro millones de copias que vendió este histórico e imprescindible álbum desde su publicación en el lejano año de 1959. Miles Davis, su responsable, no sólo era un músico inclasificable y revolucionario (no se dejen engañar por su habitual perfil como jazzista de cabecera), sino un personaje único, rebelde e inconformista, que empuñaba su trompeta para demostrarle al mundo que el viento que salía de sus pulmones trascendería a través de los tiempos. El propio Carlos Santana se pregunta en el documental que acompaña a la reedición conmemorativa del 50 aniversario de la publicación de "Kind of blue": "¿Cómo es posible llegar al estudio con lo mínimo y salir con algo eterno?".
Esta obra maestra de la música fue grabada en sólo 10 horas, repartidas en dos días de grabación entre los meses de marzo y abril, con algunos de los mejores músicos del mundillo en aquella época en el edificio de Columbia en New York, entre paredes de madera que dotaban de una acústica perfecta al saxo de John Coltrane, el contrabajo de Paul Chambers, el saxo alto de Julian 'Cannonball' Adderley, la batería de Jimmy Cobb y el piano de Bill Evans. La experimentación e improvisación propias del género se unieron al trabajo de investigación sobre la música modal, que se basa en escalas, resultando en una suerte de decálogo para todo aquel que quiera iniciarse en el dominio de los respectivos instrumentos. El video es sólo una pequeña muestra del genio del que hablamos, grabada en directo en el festival de la isla de Wight algunos años después. Ahora más que nunca, el jazz es necesario.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal