Ir al contenido principal

La importancia de llamarse Enrique

La evolución bien entendida puede suponer en muchos casos la pérdida de la supuesta autenticidad, un término que nunca entró en el diccionario de algunos artistas que se limitan a dejarse llevar por sus inquietudes con el radar siempre bien orientado y el norte puesto en nuevos horizontes y retos sonoros. El enorme artista que les presentamos en esta entrada tiene muy claro todo lo anterior, desde que empezó a hacer música en la pre-adolescencia, se compró su primer instrumento e intentó formar bandas que nunca fueron conscientes de que en su seno se estaba desarrollando uno de los grandes talentos de las últimas décadas en el rock internacional. Cuando lean esto, estará recién publicado un disco titulado "Live in Germany", editado de nuevo post-mortem (perdón por el término) para seguir exprimiendo el catálogo de un grupo de aragoneses que, casi sin pensarlo, se convirtieron en los más exitosos allende nuestras fronteras durante un buen puñado de años y que aún siguen suscitando especulaciones sobre su posible vuelta a los escenarios, tras el breve pero demoledor retorno de 2007. Los Héroes del Silencio consiguieron algo muy importante: un sonido que bebía de fuentes plenamente reconocibles convertido en único y particular.

Pero más allá de su leyenda, uno de ellos decidió que hay otras vidas y que merece la pena vivirlas. Por eso tuvimos y tenemos el placer de disfrutar de una carrera en solitario enormemente rica, aunque para algunos fundamentalistas del rock (esa palabra tan mal entendida) no haya hecho más que dar bandazos creativos sin orden ni concierto. Es lo que tiene este país en el que se le suele dar la espalda a gente como Enrique Ortiz de Landázuri, un personaje lleno de contradicciones capaz de pasar de la música electrónica al cabaret portuario o el folk andino en unos cuantos discos. Un fantástico creador de canciones que, pese a quien pese, está a años luz de muchos de sus coetáneos, y a muchos más de sus enemigos. Tres muestras de lo escrito: un concierto pionero en nuestro país, que fue estrenado por una famosa cadena de televisión en formato 3D (podrán verlo pinchando en la segunda imagen), un anticipo de su nueva entrega, un disco íntegro de versiones del cancionero latino más oscuro, en forma de making off en cuatro actos (para verlo deben pinchar en la primera imagen) y el documental, estrenado en cines, que les dejamos íntegro más abajo donde varios amigos y gente cercana nos proporcionan una visión mucho más ajustada a la realidad de su persona y su trayectoria. Por una vez, y sin ánimo de ofender a sus detractores, espero que me permitan que les contradiga un poco.



DISCOGRAFÍA












JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal