1 dic. 2011

La importancia de llamarse Enrique

La evolución bien entendida puede suponer en muchos casos la pérdida de la supuesta autenticidad, un término que nunca entró en el diccionario de algunos artistas que se limitan a dejarse llevar por sus inquietudes con el radar siempre bien orientado y el norte puesto en nuevos horizontes y retos sonoros. El enorme artista que les presentamos en esta entrada tiene muy claro todo lo anterior, desde que empezó a hacer música en la pre-adolescencia, se compró su primer instrumento e intentó formar bandas que nunca fueron conscientes de que en su seno se estaba desarrollando uno de los grandes talentos de las últimas décadas en el rock internacional. Cuando lean esto, estará recién publicado un disco titulado "Live in Germany", editado de nuevo post-mortem (perdón por el término) para seguir exprimiendo el catálogo de un grupo de aragoneses que, casi sin pensarlo, se convirtieron en los más exitosos allende nuestras fronteras durante un buen puñado de años y que aún siguen suscitando especulaciones sobre su posible vuelta a los escenarios, tras el breve pero demoledor retorno de 2007. Los Héroes del Silencio consiguieron algo muy importante: un sonido que bebía de fuentes plenamente reconocibles convertido en único y particular.

Pero más allá de su leyenda, uno de ellos decidió que hay otras vidas y que merece la pena vivirlas. Por eso tuvimos y tenemos el placer de disfrutar de una carrera en solitario enormemente rica, aunque para algunos fundamentalistas del rock (esa palabra tan mal entendida) no haya hecho más que dar bandazos creativos sin orden ni concierto. Es lo que tiene este país en el que se le suele dar la espalda a gente como Enrique Ortiz de Landázuri, un personaje lleno de contradicciones capaz de pasar de la música electrónica al cabaret portuario o el folk andino en unos cuantos discos. Un fantástico creador de canciones que, pese a quien pese, está a años luz de muchos de sus coetáneos, y a muchos más de sus enemigos. Tres muestras de lo escrito: un concierto pionero en nuestro país, que fue estrenado por una famosa cadena de televisión en formato 3D (podrán verlo pinchando en la segunda imagen), un anticipo de su nueva entrega, un disco íntegro de versiones del cancionero latino más oscuro, en forma de making off en cuatro actos (para verlo deben pinchar en la primera imagen) y el documental, estrenado en cines, que les dejamos íntegro más abajo donde varios amigos y gente cercana nos proporcionan una visión mucho más ajustada a la realidad de su persona y su trayectoria. Por una vez, y sin ánimo de ofender a sus detractores, espero que me permitan que les contradiga un poco.



DISCOGRAFÍA












JJ Stone