19 dic. 2011

Intrincados entre palabras mágicas

El realismo mágico es un género bien nutrido, en el que cada palabra, cada historia, cada personaje están arduamente pensados y dispuestos en medio de tramas en las que tienen su lugar y su significado concreto. Las fuentes nutrientes nos remontan al mundo onírico, a paisajes agrestes a veces y superpoblados otras, a olores y sabores frescos, pero siempre bajo un prisma diversificador que a la vez unifica cada obra y la convierte en un ente único del que apenas logramos salir mientras nos sumergimos en su lectura. Las conversaciones y hechos que se nos retratan nos son cercanas, casi siempre con un componente popular bien enraizado en la familia y los sentimientos que la rodean, narrados de forma tragicómica e incorporando elementos mágicos y ancestrales, los cuales son los que precisamente otorgan entidad propia a cada uno de este tipo de relatos. 
No es fácil, ni mucho menos, atreverse a inspeccionar estos mundos y sus autores, puesto que la mayoría de veces nos hablan de ambientes tan ajenos que a duras penas podemos asimilarlos en toda su complejidad. Sin embargo, desde este post les invitamos a hacerlo a través de una de sus obras fundamentales y seguramente una obra maestra de la literatura universal: "Cien años de soledad", escrita por el Premio Nobel Gabriel García Márquez, publicada originalmente en 1967 y que sigue siendo una de las más leidas y comentadas de la historia del género. Al hilo de lo anteriormente comentado y ante el riesgo de que al avanzar en la lectura puedan perderse en la intrincada red de relaciones familiares que en ella aparecen, les dejamos un árbol genealógico a modo de resumen guía que pueden consultar cada vez que la nomenclatura les despiste. Pinchando en su imagen podrán acceder a un breve glosario de autores y obras básicas del realismo mágico, y si quieren guardar y leer -cada uno al ritmo que necesite. En esta entrevista documental sabrán más cosas sobre él y su maravillosa carrera literaria. Al terminar su lectura les invitamos a dejarnos sus opiniones.


JJ Stone