Ir al contenido principal

Un "renazimiento" ejemplar


El término del título de este post, inventado para la ocasión y sugerido por la temática del film que en él les presentamos, es lo bastante elocuente por sí mismo, puesto que en 1997 el actor, director y aquí coguionista Roberto Benigni supo darle un vuelco narrativo a una historia que el séptimo arte ha contado en innumerables ocasiones y casi siempre desde un punto de vista riguroso con la historia. Los límites del amor paterno, la evolución y posterior involución de una vida sencilla contaminada por la tragedia, los vaivenes crueles del destino son transformados por el cineasta italiano en una especie de juego no siempre acertado para escrutadores atentos, aunque siempre complaciente con el espíritu de un guión marcado por la comedia y los avatares dirigidos a emocionar y conmover al espectador. 
"La vida es bella" cosechó multitud de premios en los meses posteriores a su estreno, entre ellos el Premio Especial del Jurado en Cannes, el César a la mejor película extranjera y tres Óscars de Hollywood: mejor película en habla no inglesa, mejor actor -pinchen aquí para comprobar la reacción de Benigni al recibir el galardón de manos de la mismísima Sofia Loren- y mejor banda sonora, de un total de siete nominaciones. Aunque hubo quien reclamó la estatuilla para este guión, no olvidemos que la historia fue inspirada por uno de los supervivientes del holocausto, el judío italiano Rubino Romeo Salmoni, fallecido el pasado verano. En su libro 'Derroté a Hitler' cuenta en primera persona las condiciones infrahumanas que padeció en Auschwitz y cómo perdió a casi toda su familia a manos de los criminales nazis. 
Cómo una historia tan terrible pudo transformarse en una película tan tierna es un misterio que ya ha pasado a los anales del cine. Y uno, que ante cuestiones tan serias tiene la costumbre de hacerse muchas y variadas preguntas, plantea aquí la siguiente: ¿estamos ante una obra maestra o ante un mero ejercicio de mofa, befa y escarnio de uno de los episodios más negros de la historia de la humanidad? Juzguen ustedes mismos tras su (re)visionado.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal