Ir al contenido principal

Pocos acordes, grandes acuerdos



En septiembre de 1978, los Ramones estaban a punto de publicar su cuarto disco, que se llamaría premonitoriamente "Road to ruin", después de haber dejado atrás una primera época gloriosa tanto en discos y canciones como en actitud y éxito de audiencia. De que su devenir como banda fue más que azaroso queda constancia en multitud de escritos y referencias que hablan de la incertidumbre de aquellos días, cuando la inestabilidad emocional de sus miembros hacía peligrar constantemente su continuidad como banda, haciendo dudoso a la vez el buen funcionamiento de su carrera de ahí en adelante. En pleno apogeo punk, cuando las huestes del imperdible y los mínimos acordes prendían el fuego de la futura trascendencia musical, se presentaron en la televisión de Bremen (Alemania) para grabar un mítico concierto que retrataba a cuatro melenudos aparentemente escasos en sus conocimientos de solfeo en el momento cumbre de su popularidad. Joey, Johnny, Dee Dee y Marky Ramone, probablemente la mejor formación que jamás conoció la banda, ofrecían un recital despreocupado pero intenso y revelador. "Blitzkrieg bop", "You're gonna kill that girl" "I don't care", "Sheena is a punk rocker", "California sun", "Pinhead"... 21 canciones en poco más de 40 minutos, la muestra perfecta de lo que eran sus discos: adrenalina pura.
Con un presupuesto ínfimo, recursos insuficientes y tiempo limitado en el estudio, supieron y quisieron hacer lo que más les gustaba, sin virtuosismos, sin solos de guitarra, sin lucimientos innecesarios. Y se pegaron a nuestras orejas para siempre. Después de ellos, nada sería lo mismo.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.