Ir al contenido principal

El placer de leer los discos

El riesgo editorial debe ser siempre apreciado, y más entre los que intentamos hacer de este pequeño rincón cibernético un acogedor refugio para disfrutar de las publicaciones, discos y películas que nos hacen sentir vivos y que estimamos dignos de compartir. Y desde "Lengua de trapo" asumen ese riesgo como algo necesario para mantener viva la llama de nuestro interés por medio de curiosas e interesantísimas disecciones de discos desde un punto de vista literario, es decir, desde sus mismas tripas. Cómo se gestaron, gestionaron, grabaron y resultaron algunos discos fundamentales de la música española, de la mano de autores igual de laboriosos en su investigación. Como ejemplo, dos joyas llenas de anécdotas e imprescindibles para entender todo lo que hay detrás de algunas de esas míticas grabaciones. 
Por un lado, Bruno Galindo (prologado por Santiago Auserón, un lujo añadido a la edición) se sumerge en los surcos de "Omega", el magno encuentro entre la electricidad de Lagartija Nick y el cante profundo de Enrique Morente para homenajear a Leonard Cohen y García Lorca con un plantel abrumador de invitados entre sus páginas: Kiko Veneno, Vicente Amigo, Miguel Poveda, Diego A. Manrique o Lee Ranaldo (Sonic Youth).   
Por otro, Nando Cruz analiza en profundidad, canción a canción, el álbum más incomprendido de Los Planetas, el que estuvo a punto de acabar con su cohesión sonora y que significó a la postre la consagración definitiva de los granadinos, "Una semana en el motor de un autobús", espléndida colección de canciones que son simples y certeras radiografías de la desazón post-ruptura amorosa y sus derivaciones. Un texto que sus fans e incluso los que nunca hayan profundizado en el mundo lisérgico de J y cía. devorarán ávidamente.
Se aconseja la lectura de ambos ejemplares con el complemento del sonido, a ser posible, y por si no tuvieran suficiente les dejo un breve resumen en audio sobre la concepción de ambos discos. Letras y música, no hay mejor receta contra el aburrimiento.

JJ Stone 

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.