Ir al contenido principal

Talking about the blues

Volvemos a los tiempos de los grandes festivales. Y no es porque hoy no los tengamos, pues tenemos ocasión de comprobar cómo en nuestro territorio se celebra uno de los más importantes del mundo, el FIB, que reune a miles de personas en Benicássim cada año para unirse en una ceremonia de música, insomnio y excesos (tristemente cada vez más de lo último y menos de lo primero) en torno a sus bandas y solistas favoritos. O si viajamos a Glastonbury, cuyo cartel ya nos ha ocupado alguna entrada en el blog, tenemos otra prueba fehaciente de que la fórmula multitudinaria no está agotada. Pero, qué quieren que les diga, cuando vemos imágenes, recuperamos actuaciones o simplemente escuchamos algunos discos grabados en una de esas citas históricas y en lugares de rancia cuna, sentimos la necesidad urgente de compartir todo eso. 
Y aquí estamos, en el festival de jazz de Newport (Rhode Island), en el año 1960, subidos al escenario con una de las mejores formaciones que jamás hayan desgranado los dolientes acordes del blues. Ahí estaba la armónica de James Cotton, el piano de Otis Spann, la guitarra de Pat Hare, el bajo de Andrew Stephenson y la batería de Francey Clay. Y en el centro, el jefe, el pionero Muddy Waters clavándonos su voz y sus notas hasta el tuétano. No se pierdan la magistral interpretación de los clásicos "Got my mojo working" y "Hoochie coochie man", representan una parte importante de la historia del género y la base para muchas cosas que vinieron después.
Y hablando de cimas del blues, les dejo una de las grandes actuaciones de este genio 14 años después, en Chicago, en un show televisivo donde otros fieles amigos le acompañaron para la posteridad catódica. Doy sólo unos nombres: Johnny Winter, Koko Taylor, Willie Dixon, Dr. John... Welcome and talk about the blues!


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.