Ir al contenido principal

Canciones debajo de las piedras


No hay nada como un grupo de culto: puedes hablarle a tus amigos, familiares y conocidos de esos tipos que hacen música sin complejos, que graban discos que parecen invisibles, que tocan en muchos sitios pero en ninguno los conocen, y también puedes decepcionarte, sorprenderte e incluso indignarte cuando les haces escuchar esas canciones que a ti te emocionan tanto. Puede suceder también que algunos, o incluso muchos de ellos, se hagan partícipes de tus sensaciones o incluso correligionarios de tu secta. Aunque quizás sea un sacrilegio calificar así a los seguidores, miles y cada vez más incluso después de desaparecer sus gurús, de una de las bandas más grandes que ha dado nuestro bendito país. Desde Granada, una ciudad de provincias desde donde el mundo ha visto alumbrar a varios genios, lucharon durante quince largos años, infructuosos para el éxito masivo pero tremendamente certeros para la satisfacción de unos cuantos, esos miles de los que hablaba antes. Y como nunca los he dejado ni los dejaré de escuchar, quiero compartir la mítica y fatídica fecha de 1996 en el auditorio de Maracena, donde ante 7.000 personas pusieron las cartas sobre la mesa en su última partida para la posteridad. 
Hoy nos queda Lapido, el letrista mágico, el cantautor eléctrico y uno de los poetas más personales y reivindicables del rock hispano. En sus canciones sigue latiendo el baile de la desesperación, fluyendo en el cementerio de automóviles al aullido de más de cien lobos que nunca presagiaron todo lo que vendría después. En su web oficial, que pueden visitar pinchando aquí, se empaparán de todo su talento.

Y para aumentar la nostalgia, en este documental nos hablan de cómo empezó, se desarrolló y terminó su brillante carrera. Nosotros también sabemos fingir sonrisas en la desolación.

                           

JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.