Ir al contenido principal

Armas de educación masiva

Michael Moore, un personaje tan excesivo como necesario, se ha transformado a través de sus películas en la mosca cojonera del imperio económico norteamericano, en la pesadilla del tío Sam y en algo así como el mecenas de los indignados del otro lado del charco. O de todos nosotros en general, porque ¿quiénes son realmente los amos del cotarro? La realidad puede ocultar trampas, caminos ocultos y oscuros, y alguien tiene que estar ahí para contarlo. Lo hizo denunciando a grandes imperios como General Motors en la durísima "Roger and me", poniendo en duda las motivaciones de la invasión de Irak y de paso documentando los extraños vínculos entre Bush y Bin Laden en otra piedra de toque fundamental de su filmografía, "Fahrenheit 9/11". Y, cómo no, el deficiente sistema sanitario de su país tampoco podría quedar inmune ante su devastadora cámara, y fue el blanco de sus afilados dardos con una esclarecedora disección de la industria farmacéutica llamada "Sicko". Ahora sólo falta que nos desvele el origen y las consecuencias de la crisis económica mundial en su último trabajo, para que profundicemos aún más en su polémica y necesaria filmografía.
En la película que nos ocupa, estrenada en 2002 y galardonada con varios premios, toma como premisa la masacre que tuvo lugar en la localidad de Columbine, donde dos perturbados adolescentes mataron a tiros a sus compañeros de escuela, y desmonta con precisión el edificio armamentístico norteamericano implicándose en conversaciones con personal cualificado o directamente afectado. No se pierdan la misiva enviada al otrora presidente a propósito de la invasión, en tono sarcástico pero llena de bilis, que podrán leer pinchando en el cartel del film. 


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal