Ir al contenido principal

El arrebato único

El cine entraña pequeños misterios, y no sólo los que rodean a las grandes estrellas de Hollywood o a esas pequeñas y desconocidas filmografías envueltas en leyendas o historias míticas. Hay tanto por descubrir aún que casi se nos pasa por alto que aquí, en un país tan maltratado culturalmente durante tantos años (y si me apuran, aún hoy) también han existido y existen esos tesoros ocultos que alguien, de vez en cuando, se aventura a desenterrar e incluso a mostrar a través de la televisión o alguna oscura sala a la que acuden los pocos que siguen teniendo la curiosidad suficiente por desentrañar los recovecos de esas películas que todo el mundo cita como imprescindibles pero que nunca llegaron a ser éxito de taquilla. En este caso, les hablo de un cineasta que sólo pudo demostrar su enorme talento en una ocasión: fue en 1980 cuando Iván Zulueta se atrevió a rodar este, en principio, "experimento incomprensible", que no era otra cosa que una acertada reflexión sobre el creador y su obra, involucrando el submundo de las drogas, una incontrolable historia de amor y unos personajes vampíricos en un ambiente gótico y claramente underground, dejando claro que por aquella época los narradores con una visión tan al límite como  la suya no eran bien recibidos ni mucho menos comprendidos. Con soberbias interpretaciones de Eusebio Poncela, Cecilia Roth y el actor fetiche del momento, Will More, un guión enigmático y maldito nos envuelve hasta el final. Muchos se preguntarán todavía de qué va realmente esta película, y probablemente nadie sabría responderles. Incluso su director, fallecido en 2009, alimentó el mito con su retiro definitivo del cine tras haber rodado un único y genial arrebato.
Al final de su visionado, cada uno sacará sus propias conclusiones. Puede que les ayude el documental que sobre la trayectoria de su director pueden ver pinchando en el cartel, donde su vida es recordada por un buen puñado de amigos y compañeros que admiran, como nosotros, este hito en la historia de nuestro cine.



JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.