Ir al contenido principal

Algo se muere en el alma...

Perdón por recurrir a los célebres y folclóricos versos, pero una despedida como la que hemos vivido en los primeros días del otoño bien merece una frase como esta o cualquiera que se nos ocurra. Por muchas razones: porque fueron una de las mejores bandas norteamericanas de los últimos 20 años, porque entendieron el rock alternativo como muy poca gente lo ha hecho, porque consiguieron crear atmósferas y sonidos inconfundibles y sobre todo porque durante más de 30 años de carrera y varios problemas musicales y personales por el camino, entre ellos la marcha definitiva por enfermedad de su batería original Bill Berry (desde 1997 funcionaron como trío), fueron capaces de grabar al menos tres obras maestras entre 1988 y 1992 con sus álbumes "Green", "Out of time" y el majestuoso "Automatic for the people" respectivamente. Pero es que desde su primer y hoy reivindicadísimo disco, "Murmur", ya se convertirían en un fenómeno absoluto desde su ciudad natal, Athens, en el estado de Georgia. Giras multitudinarias, polémicas declaraciones sobre todo a cargo de su líder, un casi siempre genial Michael Stipe, y una trayectoria con altibajos pero intachable y honesta que han coronado con un último disco que recupera el pulso de sus clásicos, "Collapse into now".
Pocos grupos pueden presumir de tener en su catálogo tantas canciones perfectas y haber estado siempre en la brecha. En la hora del adiós, volvemos la vista atrás para presenciar el comienzo de su leyenda con un concierto de 1985, cuando sólo habían editado tres discos y el cantante no adivinaba su futura alopecia. Su legado siempre estará ahí, como ellos mismos decían, "fuera del tiempo".

                           

JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.