Ir al contenido principal

Creer o no creer, esa es la pasión

En los días en que Benedicto XVI visita España, y no vamos a entrar en polémicas, y las tan comentadas JMJ copan portadas de diarios y entradas on-line, tal vez sea el momento de ir al origen, al verdadero quid de la cuestión, que no es otro que la fe cristiana. Y como el cine siempre es ese pozo sin fondo y tremendamente fértil al que acudir cuando nuestra sed de conocimientos, recuerdos o debate quiere ser saciada, debemos iluminar la pantalla en blanco para ilustrarnos una vez más. 
En 2004, el megalómano Mel Gibson tuvo la descabellada idea, para algunos, de adaptar parte del Evangelio cristiano partiendo de un guión que bebía de muchas fuentes y cuyo objetivo era plantear la historia de la forma más fiel, incluso pasando por encima de los que vieron en las imágenes rasgos antisemitas. Ello conllevaba la crudeza y realismo extremo de algunas escenas que bordeaban el gore y que algunos tacharon de efectistas y absolutamente innecesarias. Con la aprobación del anterior Papa y el acierto de estrenarse con subtítulos -fue rodada en los idiomas originales: latín, hebreo y arameo-, ya es una de las películas más controvertidas de todos los tiempos. Premiada con 3 Oscars menores, uno de ellos a su impresionante fotografía, y con un sufrido -las sesiones de maquillaje y caracterización se hicieron eternas- Jim Caviezel en el papel estelar, tras su visionado nos quedan las eternas preguntas: ¿qué es el pecado?, ¿debemos asumir la fe como dogma incuestionable? Y sobre todo, ¿fue la Historia por antonomasia tal y como nos la han contado? La reflexión está servida.

P.D.: Para conocer más sobre el film, pinchen en el cartel.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.