8 ago. 2011

Aquella dulce libertad

En época de festivales, a veces sinónimo de reuniones masivas en torno a unos artistas que supuestamente son el centro de atención y el motivo principal de dichas concentraciones (en demasiados casos son la excusa), se puede discutir la calidad y cantidad de los carteles, lo apropiado de los horarios, las imposibles localizaciones o los insalubres entornos en los que se desarrollan, pero no debemos olvidar dónde ni cuándo nació un acontecimiento de tal magnitud. Todos tenemos en mente el templo del hippismo representado en Woodstock en 1969, pero si echamos la vista atrás, durante tres días de junio de 1967, una fiesta que convocó a más de 200.000 almas muy cerca de California quisieron unirse a un fenomenal evento musical y caritativo, pues tan sólo el sitarista Ravi Shankar cobró por su actuación. Allí, el "largo verano del amor" cobró forma y perduró para siempre en los anales del rock gracias a la insistencia de Michelle y John Phillips, que formaban parte de un cartel histórico que incluía, además de sus Mamas & The Papas, a mitos de la psicodelia como Jefferson Airplane, Big Brother & The Holding Company, Grateful Dead... a reyes del soul (Otis Redding, que empezaba a revolucionar los cimientos del sonido Motown), leyendas que iniciaban el camino a la gloria de la talla de Jimi Hendrix, Eric Burdon & The Animals o The Who, folk eléctrico (Buffalo Springfield) o songwriters dándose un baño de multitudes (Simon & Garfunkel). 
En el video podemos ver un aperitivo-resumen de lo allí acontecido, y si pinchan en el cartel podrán descargarse con una excelente calidad de sonido los cuatro discos con el repertorio íntegro de aquellos días. Espero que durante unas horas, al menos, se sientan invadidos por el maravilloso espíritu de libertad que la música tiene a bien proporcionarnos con demasiada frecuencia.


JJ Stone