Ir al contenido principal

Aquella dulce libertad

En época de festivales, a veces sinónimo de reuniones masivas en torno a unos artistas que supuestamente son el centro de atención y el motivo principal de dichas concentraciones (en demasiados casos son la excusa), se puede discutir la calidad y cantidad de los carteles, lo apropiado de los horarios, las imposibles localizaciones o los insalubres entornos en los que se desarrollan, pero no debemos olvidar dónde ni cuándo nació un acontecimiento de tal magnitud. Todos tenemos en mente el templo del hippismo representado en Woodstock en 1969, pero si echamos la vista atrás, durante tres días de junio de 1967, una fiesta que convocó a más de 200.000 almas muy cerca de California quisieron unirse a un fenomenal evento musical y caritativo, pues tan sólo el sitarista Ravi Shankar cobró por su actuación. Allí, el "largo verano del amor" cobró forma y perduró para siempre en los anales del rock gracias a la insistencia de Michelle y John Phillips, que formaban parte de un cartel histórico que incluía, además de sus Mamas & The Papas, a mitos de la psicodelia como Jefferson Airplane, Big Brother & The Holding Company, Grateful Dead... a reyes del soul (Otis Redding, que empezaba a revolucionar los cimientos del sonido Motown), leyendas que iniciaban el camino a la gloria de la talla de Jimi Hendrix, Eric Burdon & The Animals o The Who, folk eléctrico (Buffalo Springfield) o songwriters dándose un baño de multitudes (Simon & Garfunkel). 
En el video podemos ver un aperitivo-resumen de lo allí acontecido, y si pinchan en el cartel podrán descargarse con una excelente calidad de sonido los cuatro discos con el repertorio íntegro de aquellos días. Espero que durante unas horas, al menos, se sientan invadidos por el maravilloso espíritu de libertad que la música tiene a bien proporcionarnos con demasiada frecuencia.


JJ Stone

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal