Ir al contenido principal

¿Ser o no ser ESPAÑOL?

Con motivo de la competición futbolística que ocupa los actuales espacios informativos, llega la gran pregunta asediando nuestras almas de forma despiadada: ¿Eres español o no eres español? 

¿Sientes esta competición como una oportunidad para identificarte con una causa común compartiéndola con tus vecinos más cercanos, o más bien al contrario, huyes de cualquier situación que tenga que ver con banderas, fronteras e identidades forzadas?

Por un lado podemos constatar que la violencia y otros males siempre han encontrado campo abierto en el terreno del balompié y que esta Eurocopa no es diferente dada la actitud de aficiones como las de Inglaterra y Rusia nada más comenzar el evento.

No es la tercera guerra mundial, amigos. Estamos jugando al balón, coño. Hemos podido ver el partido Alemania-Polonia y no ha pasado nada (menos mal que quedó en empate). Hemos constatado una vez más que la selección española no es nada sin los jugadores catalanes. Tan independentistas como necesarios para la causa roja. Tan nacionalistas como conocedores del escaparate que supone una competición como ésta. Si a los propios protagonistas les suda la polla el hecho de enfundarse una camiseta u otra (o eso parece), ¿por qué hay gente que hace de estas competiciones una ocasión para ponerse la camiseta rojigualda y partir hacia la guerraVenga, tío. Esto es deporte. Nada más. Es justo eso lo que hace que la bandera española, nuestra bandera, no sea bienvenida en algunos ambientes, una vez relacionada con el extremismo. 

Por otro lado, nos encontramos con aquellos que tienen que ser tratados de urticaria al más mínimo contacto con los colores de la bandera de nuestro país. Con aquellos que no han visto los dos partidos que ha jugado la selección española y que no piensan ver, ni de coña, los que le queden. Pensando en lo poco que me gusta el fútbol y en lo lejos que estoy de los putos nacionalismos, no puedo sentirme más identificado con ellos. Aún así he visto los dos partidos de la selección española con ansia viva. Y voy a seguir así. No me gusta el fútbol. No me gusta la Eurocopa. Me agradan las circunstancias de que se haya podido organizar una historia en la que países (territorios, zonas) cercanos juguemos a la pelota a ver quién gana. Y en esta situación, yo, que habito en territorio español, lo voy a tener claro a la hora de pintarme la cara. Sin maldad ninguna. Sin acritud. Sin que ello sirva para rescatar del baúl el uniforme que nunca me enfundé cuando decidí ser objetor de conciencia. Hoy jugaremos a la pelota. Mañana hablaremos de lo demás. Y ojalá nos lo tomemos como si fuera un juego.


Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal