Ir al contenido principal

Mr. Robot, la serie - F*ck Society


"Lo que estoy a punto de decirte es sumamente clasificado. Una conspiración más grande que todos nosotros. Existe un grupo poderoso de gente ahí afuera que secretamente gobierna el mundo. Hablo de aquellos a los que nadie conoce, los tipos invisibles. El 1% del 1%. Esos que juegan a ser Dios sin permiso. Y AHORA CREO QUE ME ESTÁN SIGUIENDO."

Así comienza (voz en off mediante) la serie Mr. Robot, a cuyo visionado les invito en el presente post. Es posible enchufarse la primera temporada completa (en versión original o subtitulada) por el método que cada cual estime oportuno. Y hay noticias sobre la segunda, confirmando su continuidad, dato ciertamente interesante una vez constatada la dependencia que puede generar esta serie que vamos a catalogar sin más remedio como “ANTISISTEMA”Es el momento de ver el tráiler, ¿no crees? Pincha AQUÍ.

Nuestro protagonista es Elliot, interpretado por Rami Malek, del que no os merecerá la pena investigar su pasado cinematográfico hasta ahora. Este tío es un hacker con fobia social que curra en seguridad informática. Interesante. Pero además de ser la hostia en vinagre en lo que se refiere al tema del hackeo, utiliza su poder para putear a los mamonazos que se cruzan en su camino cual superhéroe anónimo del siglo XXI. Fiel a su condición, muerde el anzuelo tendido por una organización de hackers antisistema comandada por Mr. Robot (interpretado por Christian Slater, creo yo que para bien). A partir de ahí se ve involucrado en una gesta contra el mismo núcleo del sistema impuesto, que toma cuerpo y alma a través de la multinacional E-Corp (Evil Corp).

Y hasta aquí puedo leer. Creo que debe ser más que suficiente para que aquellas almas incautas que no conozcan todavía la serie se atrevan con ella de forma despiadada. Un último apunte: Conocedor de vuestra condición de lectores de títulos de crédito, será oportuno hablar de “Anonymous content”En primera convocatoria, como seguidores incondicionales de “Anonymous” a secas, y a continuación como sectáreos de dicha tribu desde mucho antes que perpetraran “True detective” y otras anteriores barbaridades. Demasiado bueno para ser cierto.
Hasta aquí había llegado el mes pasado intentando perpetrar un nuevo post sin que pudiera atreverme a publicarlo, dejando para más adelante el hecho de poder adecentarlo antes de enchufarlo en este espacio. Ahora lo leo y me parece que, aún reconociendo sus múltiples carencias, hubiera podido valer una vez comparado con mis anteriores mamonadas. Pero hoy, amigos, he escuchado una de esas frases (citas o lo que sean) que versaba sobre aquello de que las cosas pasan siempre para mejor. Que por mucho que algo pueda putearte ahora, debes saber que es para proporcionarte un futuro mejor. No puede ser casualidad que en estos días en los que estamos ciertamente puteados, la única luz al final del túnel haya provenido de la mano de esos benditos piratas informáticos declarando la guerra, otra vez, al mal y a la injusticia. A unos y a otros. A todos. 

Creo que es justo de eso de lo que va esta serie y que todo este jodido asunto de la existencia se ha encargado de retrasar mi invitación hasta una más propicia ocasión que estaba más cercana de lo que nunca hubiera podido sospechar. No puede ser casualidad. Hay alguien ahí arriba partíéndose la polla a mi costa. Que lo sepáis.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal