Ir al contenido principal

Dirty work

Quiero que por un momento imagines que nunca has escuchado el “Dirty work” de los Rolling StonesNo es ponerse en la situación de no haber escuchado nunca a los Rolling. Eso no entra dentro de lo razonablemente posible. Es no haber conocido concretamente este disco. A lo mejor hace algún tiempo que no lo escuchas o nunca lo has destripado. Es probable. O no. Da igual. Sólo quiero incidir en la formidable experiencia de experimentar algo por primera vez. O de no recordarlo con la suficiente intensidad como para que pueda desembocar sensaciones inéditas en tu sistema sensorial. Hoy me ha pasado a mí cuando me han enchufado este superdiscazo en formato “casete" sin la más mínima compasión. He respondido de forma instantánea a la pregunta sobre la banda implicada. Y debo reconocer que hasta ahí he podido llegar, sin recursos suficientes para dar más detalles sobre el fenómeno en cuestión.

Y eso, amigos, me ha dolido, sí. Pero solo durante un puto, desgarrador y sofocante segundo. A partir de ahí me he puesto en modo “me suda la polla” y he disfrutado del ágape cual alma inocente “como si fuera la primera vez”. Copón, qué suerte. Completamente emocionado. Haciendo uso del shazam en cada tema sin el más mínimo reparo, disfrutando sin rubor de la visita al lado salvaje.

Debo reconocer que hasta hoy, queridos amigos, siempre intenté llevar en mi coche un disco destinado a sorprender a almas incautas y convertirlas a una nueva religión mientras les sermoneaba con las siguientes palabras: “Coño, qué suerte. No me digas que nunca has escuchado el "Mezzanine" de Massive Attack. Ojalá pudiera estar en tu pellejo”. Creo que nunca podré revivir la experiencia en lo relativo a ese disco, por desgracia. Pero hoy, justo en este día, me he sentido “touched for the very first time”. Sí, como versa esa copla de Madonna que ilustra el empiece de “Reservoir dogs”.

Desafortunadamente, pocas cosas quedan para  hacernos sentir “like a virgin”. Y a cada cual las suyas. Hoy comparto “la mía última”. Shameless. No hablemos de la portada del disco. No, mejor que no. Escuchemos las coplas. Pero no de cualquier modo. Les instigo a degustarlo como si en formato cinta (o vinilo) fuera. Primero la cara A, entera. Todos los temas en el orden designado por nuestros ídolos. Luego la cara B de igual modo, nada de saltar entre temas de forma compulsiva. That’s the way. ES UN TRABAJO SUCIO, PERO ALGUIEN TIENE QUE HACERLO.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.