Ir al contenido principal

Solo los amantes sobreviven


Hoy nos ocupamos de la última de Jim Jarmusch. Atendiendo al acertado título, la historia va sobre las cosas que hacen que merezca la pena seguir existiendo (sobreviviendo), resumiéndolas en un solo concepto: EL AMOR. El amor hacia la pareja y la familia. Hacia la música y la literatura. El amor por el arte y la ciencia. Esas cosas que diferencian al género humano de las demás especies y que nos convierten en algo verdaderamente mágico e irrepetible. 

Mr. Jarmusch decide hablar del tema a través de una "peli de vampiros”. Si, has leído bien. Y es realmente brillante porque permite llevar los conceptos referidos hasta el más puro límite.

Nadie como alguien condenado a vivir eternamente para ilustrarnos sobre el arte de existir. Sobre lo que puede hacer que merezca la pena sobrevivir a toda costa. Nuestros protagonistas principales se perpetúan en el tiempo a través del Arte y del Amor (y un poco de cero negativo). Se presentan como creadores y transmisores de la cultura desde su origen. Adam como músico, Eve en el terreno de la literatura. Ambos amantes desde hace tanto tiempo que bien pudieran competir en antigüedad con los bíblicos Adán y Eva (Adam and Eve). Los demás (quizá nosotros) son (somos) zombis condenados a una obsolescencia que sólo en algunos momentos nos permite una momentánea conexión con la pureza. Aprovechémosla. A lo mejor está mejor así. ¿Quién podría soportar la eternidad cuando no es capaz ni siquiera de abarcarla en su mente?. Hay más protagonistas y eventos que completan el metraje y de los que no voy a hablar (por ahora).

El filme se ambienta entre Tánger y Detroit, mostrando los aspectos más demacrados de ambas ciudades en un hermoso ejercicio de composición y ritmo. Naturalmente, la banda sonora es excepcional, ciertamente imprescindible y protagonista desde el minuto cero.
Veamos un momentaco musical como ilustración.


¿Te apetece ver el tráiler?


Una historia sobre supervivientes. Sobre el Arte, la Ciencia y la Cultura. SOBRE EL AMOR. ¿Podrás resistirte?

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.