Ir al contenido principal

Fotógrafos desconocidos (III)

Esta semana tenemos el gusto de presentarles a Anelia Loubser. Anelia es una fotógrafa asentada en Cape Town, en Sudáfrica. Después de completar sus estudios en Comunicación Visual, empezó a perseguir su sueño como fotógrafa. Durante el año 2009, empezó a especializarse en fotografías basadas en retratos, teatro, vida al natural y paisajes. Anelia comparte todo con su hermana gemela, la cual supone una gran fuente de inspiración para ella.

"Alineación" es su primer trabajo de arte refinado y ha recibido un reconocimiento internacional después de que su serie de retratos se volviese viral mundialmente en 2014. Este trabajo ha sido protagonista de publicaciones en medios como The Huffington Post, Daily Mail UK, CNET US, HLN Belgium, La Repubblica Italie, The Bangkok Globe, Art Republic Singapore, Journal du Design France, Fubiz and Women You Should Know, por nombrar algunos de ellos. Además de esto, Anelia ha dado un carácter personal a revistas y periódicos locales e internacionales como Soura Magazine, The Times, City Press Huisgenoot and You.

Esta artista también es conocida por su foto "The Mist" (La Neblina), la cual se convirtió en viral en 2012, excediendo las 300.000 visitas en la popular web Imgur Alone.

Para Anelia, hacer arte es un viaje personal, un peculiar trayecto de autodescubrimiento, entendimiento del significado de la existencia y la aceptación de uno mismo. Ella tiene un gran interés en el comportamiento humano, emociones, reacciones, destrezas de supervivencia y mecanismos de copia que el ser humano desarrolla como un niño y la locura y el poder de la mente. La condición humana construida por la sociedad es algo que le fascina y le inspira. Definitivamente, Anelia ama la naturaleza y la considera como tesoro. Es en ella donde ella puede abrir de par en par su mente y todos sus sentidos. La naturaleza es una parte integral de su vida y de su trabajo. 


Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.