Ir al contenido principal

No todas las notas son escuchadas

Este domingo tenemos una recomendación filmográfica familiar que puede dar mucho que pensar. Os presentamos a "La Familia Bélier", una tragicomedia de origen galo que pone en escena a una familia de la Francia más rural: un matrimonio compuesto por Gigi (Karin Viard), Rodolphe (François Damiens) y sus dos hijos: el menor, Quentin (Luca Gelberg) y Paula, de 16 años (Louane Emera).

Lo que no nos esperábamos es que esta familia tuviera una particularidad: todos sufren una discapacidad auditiva de nacimiento; son sordomudos. Todos excepto Paula. Ella es la que hace de intérprete en su familia y la que mantiene el contacto entre el negocio familiar (la venta de quesos caseros) y el resto del mundo. Los cuatros trabajan y viven en una granja prácticamente aislada de la población. Aparentemente Paula es feliz y lleva una vida normal pero su vida se truncará cuando se apunte a la actividad extraescolar del coro y su profesor de canto (interpretado por el famoso actor de teatro y cine francés Éric Elmosnino) descubra su maravillosa voz y le ofrezca una oportunidad de triunfar en París, dejando todo lo que tiene atrás.

Por un lado la película nos ofrece una vía de esperanza para una chica que se ha criado toda su vida en el campo y no conoce nada del mundo exterior y por otro lado la decisión de dejar a su familia en la más profunda desolación, ya que quedarán completamente aislados del mundo que les rodea al carecer de intérprete para el negocio y la vida familiar.

Aunque, aparentemente, Eric Lartigau (el director de esta película) pretende encasillar la película dentro de la peligrosa etiqueta de "cine familiar", rápidamente el público puede apreciar que se trata de un conflicto profundo y una crítica a la sociedad más destructiva del siglo XXI. Esta es la sugerencia semanal de nuestro blog, aún en cartelera. No se la pierdan.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.