Ir al contenido principal

The Other Side (tributo a Pink Floyd)


Siempre hay que cuestionarse el hecho de asistir a un evento "tributo". Sientes una gran fuerza de atracción mientras entiendes que lo máximo que te vas a enchufar es un sucedáneo del fenómeno. Al principio te resistes, pero al final sucumbes al reconocer que el homenaje puede ser ciertamente grande. Sobre todo cuando se trata de bandas que no esperas ver en un futuro inmediato (o nunca más) como ocurre con el supergrupo que nos ocupa.

Lo primero es preguntarse cuándo fue la última visitica de la banda y porqué no estuviste allí. En mi caso debo reconocer (no sin pesar) que Roger Waters tuvo a bien visitar Granada no hace mucho tiempo desplegando su arte en la noble ciudad de Atarfe. En aquel tiempo yo era un superfriki de la guitarra y no podía soportar el hecho de que David Gilmour no fuera invitado a la fiesta. Me equivoqué. Hoy no dudaría ni un segundo el hecho de asistir a tan magno evento. Y eso me lleva a enchufarme todo lo que huela a Pink Floyd sin más remedio, haga falta o no haga falta. Y en este caso puede que haga falta, porque estos mamonazos se lo curran de miedo a la hora de imitar a nuestros ídolos. Veamos un video como ilustración:

                                             

Es necesario recordar que Pink Floyd ya ha tenido espacio en nuestro blog, incluso de forma reiterada. Debo reconocer que me atreví a enchufar el superevento de la banda en Pompeya cuando el Gran Jota ya había dado buena cuenta del fenómeno. Aquello me hizo sentir tan mal por la duplicidad como tan bien por la sincronía. Y es ahora cuando me atrevo a destacar la fecha en la que se produjo el superbolo. Ha llovido bastante y en mi caso resulta que estaba recién nacío. Naturalmente no fue hasta mucho más después cuando sentí la fuerza de atracción del Fluido Rosa. Y esto nos lleva a reflexionar sobre el hecho de cuándo y cómo Pink Floyd entra en tu vida. Aquí cada cual puede ofrecer su historia.

En mi caso fue mi amigo Salva de Torredonjimeno el que me grabó la cinta del "A momentary lapse of reason" cuando estábamos en primero de BUP. No empecé mal, pero la cosa se puso mucho mejor después. Resulta que mi amigo Fernan tuvo a bien abrir un garito en mi calle. EL MURO. Así se llamó en homenaje a la banda que nos ocupa y lució sin control durante mucho tiempo una reproducción del arte del disco. Ahora pienso que Pink Floyd han estado ahí desde siempre ocupando la primera fila de nuestras obsesiones. Y si estos mamonazos se atreven a revivir el espíritu, no seré yo el que se oponga. 

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.