Ir al contenido principal

El que camina detrás de la fila



https://www.youtube.com/watch?v=Ge5Z0T-uXZ0
La evidencia  de la relatividad a la hora de emitir un juicio sobre tal o cual cuestión, se hace más palpable a medida que ahondamos  en  la particular manera que cada uno adoptamos  cuando de percibir y/o de juzgar esta o aquella acción se trata. Esto viene en gran medida condicionado por varios factores, aparte de los meramente subjetivos, mas existen otros tan a menudo determinantes que a priori nos parecería del todo inútil el papel desempeñado por nuestra propia opinión. Estas fuentes externas tan influyentes en la mayoría de los casos, dada la parafernalia mediática con la que tienen a bien pertrecharse a  fin de subyugar disidentes maneras de opinar sobre lo que desde su punto de vista solo debe hacerse unilateralmente acaban en tantas ocasiones relegando a ese estrato de mediocridades (en este caso cinematográficas) a  ciertas producciones que con el paso de ese sabio enmendador de despropósitos varios llamado tiempo, se han reivindicado con toda justicia para ahora sí, ocupar el lugar que en su momento se les había negado.

“Los chicos del maíz”, adaptación cinematográfica del cuento homónimo incluido en el libro “El umbral de la noche”, de Stephen King, del cual, aparte de este, se plasmarían en el celuloide cuatro relatos más y que pueden leer pinchando aquí, es un claro ejemplo de esta curiosa, debatida y rebatida relatividad con respecto al lugar que debe ocupar esta cinta. Si aludimos en primer  término a su  categoría de serie B, esto, más otras tantas carencias meritorias de esta segunda división del celuloide que la cinta va acumulando a lo largo de sus 92 minutos,  serían ya argumentos suficientes para dar la puntilla a un trabajo con pocas o ninguna opción para ni siquiera tener que dar oportunidad a que el debate a favor de la cinta tuviera lugar. Pero es justo, tan justo es que esta relatividad a la que aquí hacemos referencia, se haga presente y exija ese debate necesario para una cinta que es ya un clásico del género del terror con varias secuelas, pese a no contar con grandes, modernos e impactantes efectos especiales, ni tampoco con una brillante adaptación a lo que el guión se refiere por parte de su responsable George Goldsmith, ni por tantas, a veces, exigencias técnicas que no implican la mayoría de las veces que la película se asegure así su pase a la eternidad cinematográfica. Este no es un film de serie B más, perdido en un videoclub ochentero de los muchos que engulleron esos aparatos ahora prehistóricos que devoraban cintas VHS sin descanso. 

Maizales impregnados de una rancia y salvaje América profunda, en los que se hacen fuertes unos niños nada inocentes, dispuestos a sacrificar  a unos adultos en su fanático proceder por mitigar las ansias de una diabólica entidad denominada “El que camina detrás de la fila”. El factor opresivo que irradia un pueblo en medio de la nada, donde todos sus habitantes parecen haber desaparecidos, la figura del niño que lidera tan temible secta, Isaac Chroner, interpretado por un acertado John Franklin convertido ya en icono  del género y  otros tantos elementos que en principio no parecen presentar ninguna relevancia, pueden suponer ese plus que califique la cinta como de film de culto, pasando a un segundo plano la forma y haciéndose presente el fondo, referente primordial al que muchas producciones se  aferran para diferenciarse de otras tantas que aun no considerándose series B, permanecerán enterradas en ese limbo del olvido donde no ha lugar debate alguno, dando por sentada su escasa o nula entidad. Pinchen en la imagen y déjense seducir por estos escabrosos maizales.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal