29 sept. 2014

Finding Vivian Maier


En esta ocasión nos ocupamos de Vivian Maier, una fotógrafa que, como tantos otros artistas, no fue valorada hasta después de abandonar este jodido mundo. Hoy podemos disfrutar de su arte gracias a una de esas maravillosas y mágicas casualidades que hacen que ésto merezca la pena. Es una bonita historia y hoy les invito a revisionarla a través de documentos encontrados en la red y en los que la imagen tiene el protagonismo (no podía ser de otro modo).


Antes de iniciar la proyección y dado que se van a mostrar muchas fotos de Vivian será necesario llamar la atención sobre la cámara que utilizaba. Una máquina de visor cenital desde la que podía disparar cual ave nocturna.

Es posible que ello ejerciera alguna influencia en su trabajo permitiendo nuevos y subyugantes  encuadres a la vez que se podía minimizar la influencia sobre la "víctima". Puede ser que este hecho permitiera una menor "alteración de la realidad", dando como resultado una mayor espontaneidad. Puede ser.  Puede que no. Lo que debe quedar claro es que no podía haber nada mejor a la hora de hacerse un "selfie". Sí. Ya existían antes de los smartphones.......Que lo sepas.

Primero, un pequeño documental por cortesía de Molinari Píxel relatado en castellano.


Ahora un delicioso corto desde el canal "Vivian Maier Photography", esta vez en inglés pero con una extremada calidad de imagen.



Finalmente, el tráiler del documental que da título y origen a este post: "Finding Vivian Maier". Pinchando en el título se accede a un enlace para su visionado on line. Se puede encontrar subtitulado al castellano y es una verdadera joya. Realmente imprescindible. No te lo pierdas.


Como conclusión, será necesario atender al hecho de que nuestra Vivian era una niñera desprovista de formación artística. El arte se abrió paso una vez más como una necesidad de crear y ella lo hizo de una forma mucho más que prolífica. No fue hasta el final cuando fue consciente de la calidad de su trabajo y sintió la necesidad de compartirlo, pero ya era demasiado tarde. Todavía no es tarde para tí. Por una carambola del destino podemos disfrutar de su legado. No puedes desaprovechar la ocasión.