Ir al contenido principal

La cuenta atrás



Después de "El mundo sin nosotros", Alan Weisman ataca de nuevo con "La cuenta atrás". Si en el primero se ocupaba de la recuperación de la Tierra una vez desaparecidos los humanos, en esta ocasión es el asunto de la superpoblación el que da forma y contenido a su libro.

El crecimiento de la población es ciertamente exponencial y ya no es ningún secreto que se ha disparado hasta límites insostenibles. Se hace necesario responder a preguntas como: ¿cuántos somos? , ¿cuántos seremos a final de siglo?, ¿qué consecuencias tendrá sobre nuestro planeta?, ¿somos una plaga?, ¿cómo podremos alimentarnos y tener suficiente energía en el futuro? o ¿cómo podemos controlar la natalidad?


Weisman se ha pateado el planeta hablando con expertos de todo el mundo para intentar responder a estas y otras preguntas, llegando a conclusiones ciertamente intrigantes.

Les dejo algunas perlas extraídas de entrevistas con el escritor que circulan por la red:

“Si minimizamos nuestra presencia hasta un nivel sostenible, como los 2.000 millones, que era la población antes de empezar a alimentarnos a través de la química, sería aceptable. Volveremos a ser una especie en armonía con la naturaleza y no seremos ningún cáncer”.
“Compartir de una manera justa en este mundo nunca ha pasado en la historia del ser humano”.
“Pagar el acceso universal a los anticonceptivos costaría aproximadamente poco más de 8.000 millones de dólares anuales, que es la misma cifra que EE.UU. gastaba por mes durante toda la década pasada en las guerras de Irak y Afganistán”.
“Cuando vemos lo que pasa en las poblaciones de depredadores y presas en los documentales de National Geographic es entretenido; cuando sucede con nuestra propia especie es una tragedia humana, es un holocausto”.
P.D.: Pues sí que está de moda el asunto de la superpoblación. Si están interesad@s no se pierdan la serie "Utopía" o el último libro de Dan Brown, "Inferno". Si pinchan en la imagen podrán escuchar un programa de RNE en el que el propio autor habla detenidamente de todo ello. Ahí podrán seguir inquietándose plácidamente.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.