Ir al contenido principal

La verdadera guerra cibernética

Quien más o quien menos habrá escuchado alguna vez hablar sobre el grupo Anonymous. Para el que todavía no lo conozca, Anonymous ("Anónimo" en español) es un seudónimo utilizado mundialmente por diferentes grupos e individuos para, poniéndose o no de acuerdo con otros, realizar en su nombre acciones o publicaciones individuales o concertadas. Estos individuos comenzaron a operar en 2008 diferentes movimientos cibernéticos y alcanzaron notoriedad mundial en los últimosaños, especialmente durante el  caso Wikileaks (portal en el cual se da información sobre informes documentos confidenciales y no se cita la fuente de origen) y el escándalo por la detención de Julian Assange (el dueño de Wikileaks).

El principal móvil de este grupo de activistas cibernéticos es la realización de acciones en defensa de la libertad de expresión e información. Actúa como una verdadera "guerrilla cibernética", dando golpes virtuales cargados de significado y, día a día, convoca más adeptos en todo el planeta.

El problema que le achacan las diferentes Fuerzas del Estado es que a lo que Anonymous llama libertad de expresión ellos lo llaman infringir las normas de expresión y a lo que llaman libertad de información es la publicación de archivos personales de toda clase de personajes famosos violando, incluso, los derechos de copyright. Lo que de verdad pretende reivindicar Anonymous es que ellos mismos son capaces de tomarse la justicia por su mano, una filosofía que ya veíamos en películas como "V de Vendetta".

"We Are Legion: The Story of the Hacktivists" es un documental que se sumerge dentro del grupo Anonymous para conocer el pensamiento de los más radicales que simbolizan la desobediencia civil en la era digital. El film explora su nacimiento, sus raíces históricas en grupos como Cult of the Dead Cow (un grupo de hackers) y Electronic Disturbance Theater (un grupo de activistas que organizan y programan softwares para ordenadores). Sin duda la característica más llamativa del grupo Anonymous es que todos sus miembros usan máscaras iguales a las de Guy Fawkes, protagonista del citado film.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.