Ir al contenido principal

Through The Never

Como fan incondicional de Metallica he asistido a la proyección de "Through the Never"Ha sido mi máximo objetivo y mi razón de ser desde que me encontré con las primeras noticias del evento. Al principio nos debatíamos entre el hecho de que fuera un "docurock" de la banda o una recopilación de sus últimas actuaciones en directo. Luego nos dijeron que no era nada de eso y que se trataba de un thriller en toda regla en el que la participación de la banda no iba más allá de ofrecer cobijo y referencia al fenómeno.
Tuve que invertir mis últimos diez pavos para comprobarlo. Entre el precio de la entrada, la subida del IVA, la movida del 3D y las putas gafas estereoscópicas fue necesario romper la hucha para conseguir un pase. Pero qué pase. No te lo pierdas: Sala 10, fila 10, asiento 10. La cosa no podía empezar mejor. Estaba donde tenía que estar y contaba con la aprobación de los Dioses. 

En esas condiciones preparé mi alma para su máxima experiencia y reservé mis contenedores de caña para la avalancha que se profetizaba. Sobreviví a la experiencia contraviniendo mis primeros augurios. He podido comprobar que no es un documental. No. No es un reporte de su último bolo. Y tampoco es una película. No es nada de eso. Se queda en un intento de todas esas cosas. Pero si tiene que ser algo, debe ser un concierto, ya que las actuaciones de la banda suponen la mayor parte del metrajePero además hay un intento de ofrecer el espectáculo hilvanado a partir de una historia que nunca llegas a entender y que no consigue su objetivo en ningún momento. Realmente prescindible y algo para olvidar antes de abandonar la sala. Aparte de eso, lo demás es asistir a un concierto de Metallica. Y eso, amigo, es de lo mejor que te puede pasar en la vida. Esta vez con gafas de "culovaso" que en algunos pocos momentos te permiten acceder a una experiencia tridimensional y con un sonido brutal pero realmente mejorable.

Si nunca has visto a Metallica en concierto o eres un friki como yo, no te la pierdas. Pero si lo que quieres es alucinar en colores nos vemos en el próximo concierto. 


Voy a meter esto en la bolsa en la que guardé aquella movida del Napster y algunas otras cosillas. Luego la devolveré a su agujero. 

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.