Ir al contenido principal

Searching for Sugar Man


"Searching for Sugar Man" es un documental que narra la historia de Sixto Díaz Rodríguez, más conocido simplemente como Rodríguez. Un músico que, como tantos otros, era demasiado bueno como para que sus discos se vendieran. Otra víctima del mercado musical y sus designios. Otro gran artista que, después de sufrir malas críticas y peores ventas, tiene que colgar la guitarra y dedicarse a otra cosa. Hasta aquí nada nuevo. Pero en la historia que nos ocupa ocurrió algo realmente sorprendente y ciertamente mágico.

Alguna copia de sus discos viajó atravesando océanos para llegar a lejanas tierras donde se difundió como un virus para convertirse en artista de culto sin que nuestro Rodríguez fuera consciente de ello. La difusión fue a través del sistema de "cinta magnética transitiva" (qué tiempos), así que ni la discográfica ni él mismo recibieron noticias del fenómeno. Se convirtió en un mito. Tanto como para que circularan diversas teorías sobre su muerte. Como no llegaba más música de su ídolo todo el mundo tenía claro que había abandonado este jodido mundo antes de tiempo.

No fue hasta muchos años después que se reeditaron sus discos en el país de "Muy Muy Lejano" y que un valiente se atrevió a investigar la vida del gran Rodríguez. Lo que no esperaban encontrarse durante la investigación era el hecho que Rodriguez seguía vivo. Demasiado grande como para asimilarlo fácilmente: Rodríguez está vivo. Podrían intentar conocer en persona a su héroe y lo consiguieron sin problemas, ya que es un tipo realmente sencillo. Y no solo eso, sino que accedió encantado a viajar para conocer a sus fans y ofrecerles su arte encima del escenario. Es una historia demasiado bonita para ser cierta. Pero ocurrió. 

En este documental pueden conocer todos los detalles y datos que no he considerado procedente incluir en nuestro cuento de hadas de hoy. Ahí va un enlace con el tráiler de la cinta que se puede visionar completa en Youtube.







Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.