Ir al contenido principal

La fórmula preferida del profesor

Parece ser que Japón es el país protagonista en todo el mundo. Primeramente este país inició la revolución informática en 1955 al inventar las primeras radios portátiles (revolución que dura hasta nuestros días). Segundo, y siguiendo en la línea internacional y de actualidad, en 2020 Tokio será la sede de las Olimpiadas gracias a todo el complejo deportivo que van a construir. Tercero, y no por ello menos importante, se ha hecho un reconocido hueco en el mundo de la novela larga. Este último punto es el que dará pié a la entrada semanal catalogando este post como lectura recomendada (ver nuestra sección "librejos"). Como ejemplo de novela larga japonesa, traducida a varios idiomas (español e inglés entre ellos), en esta ocasión tenemos el placer de presentar "La fórmula preferida del profesor", de Yoko Ogawa.

Publicado en 2009, el argumento del libro narra la historia de una madre soltera que entra a trabajar como asistenta en casa de un profesor de matemáticas que perdió en un accidente de coche la memoria. Apasionado por los números, el profesor se irá encariñando con la asistenta y su hijo de diez años, al que bautiza "Root" ("Raíz cuadrada" en inglés) y con quien comparte la pasión por el béisbol, hasta que se fragua entre ellos una verdadera historia de amor, amistad y transmisión del saber, no sólo matemático.

Manuel de León Requejo-Zamora, doctorado en geometría por la Universidad de Santiago de Compostela, reseñó el libro en la revista de información y noticias científicas SINC. Algunas de sus palabras más destacables acerca del mismo fueron: "No son muchas las novelas que tengan como personajes a matemáticos, y menos las que tienen a la propia ciencia matemática como protagonista. Esta es una de ellas y les aseguro que no deben dejar pasar la ocasión de leerla. Descubrirán que es una parte fundamental de nuestra vida".

Haciendo click en la foto podrán leerlo. Disfruten.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal