Ir al contenido principal

Diez oscuras estatuillas

Toda situación de peligro, miedo, angustia, ansiedad, etc., en la que podemos vernos inmersos en alguna que otra ocasión, requiere necesariamente de una atmósfera especial, un detonante de nuestros miedos internos que los haga explosionar para que fluyan vertiginosamente al exterior convertidos ya en ese pánico pegajoso y atenazador que hará jirones cualquier signo de templanza del individuo más aguerrido.

Hay pocos autores capaces de crear esa amalgama de circunstancias que den lugar a situaciones donde el espectador o lector de turno quede a merced de esa escena o pasaje que les hará evadirse del todo del mundo real que le rodea.
Pero aún es más meritorio si cabe que, no contentos con ponernos la piel de gallina, urden, elaboran y planifican tramas absolutamente indescifrables con las que deberá lidiar un no menos sofisticado(a) protagonista, encargado de desenmarañar toda una serie de misterios teloneados convenientemente por el suspense más mordaz.

La reina por excelencia de este género es sin lugar a dudas la archiconocida Agatha Christie, autora de casi ochenta obras publicadas, entre ellas la que les vengo hoy a proponer. "Diez negritos", la novela de misterio más vendida de la historia, es uno de los diez libros más vendidos de todos los tiempos y a su vez la novela que más ventas obtuvo de las que la dama del suspense rubricara a lo largo de su fructífera vida.

Publicada en su inglés original como "Ten little niggers" por Collins Crime Club el 6 de noviembre de 1939, el título hace alusión a una canción infantil cuya letra acompasará los sucesos que acontencen en el relato, marcando una pauta metronómica en la que cada uno de los personajes se verá reflejado en los protagonistas de tan tétrica canción.

Aislados en una solitaria isla, sin medio alguno de salida posible, la escritora crea el ambiente propicio para que el suspense invada con el paso de cada página al lector, que será testigo de las desapariciones de unos "inocentes" invitados con un pasado un tanto escabroso. Pasen y lean pinchando en la imagen.

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal