Ir al contenido principal

Ensayo sobre la ceguera

La espesura de ciertos árboles frondosos e inexpugnables en su magnificencia, dados siempre a perpetuar su especie, su linaje, su poderío sin parangón, su altiva posición frente a sus otros congéneres, en definitiva, a seguir haciendo sombra a todo aquel que se sitúe en el radio de acción de sus poderosas e implacables ramificaciones, es indiscutiblemente un tupido velo que nos impide ver un bosque de un color muy distinto al que se nos muestra realmente.

Esa maleza tan espesa como embaucadora se manifiesta en multitud de sentimientos, impulsos, necesidades primarias, en todo ese amasijo de acciones que priorizan de manera absoluta al individuo y marginan del todo al grupo. Especialmente, este virtual antifaz se vuelve del todo opaco en determinadas situaciones en las que el instinto de supervivencia maneja con absoluta autoridad la voluntad del individuo, transformando su conducta hasta extremos en gran medida detestables.

Como ejemplo de una de estas situaciones límite podríamos poner la que se nos muestra en la novela del Nobel de literatura José Saramago, "Ensayo sobre la ceguera", donde a causa de una extraña epidemia, los personajes van perdiendo la vista uno tras otro, con las fatídicas consecuencias que esto lleva implícito. Es curioso observar cuan frágil puede llegar a ser la conducta humana cuando se hacen añicos los pilares que sustentan ese mundo en el que las necesidades básicas están satisfechas en mayor o menor medida.

El autor elabora un ingenioso símil entre la ceguera física y la mental, toda una declaración de intenciones dirigida a una sociedad que basa sus valores en un egocentrismo desmedido y al igual que en la novela, no duda en pasar por encima del prójimo para conseguir sus objetivos. Pero no todo es de color negro en esta novela, de igual forma que en nuestra sociedad, y en ella cobra protagonismo un personaje femenino, el cual es inmune a la epidemia, y que lejos de "aprovecharse" de su ventaja visual, se sacrifica por los demás en una situación límite donde el caos campa a sus anchas.

La novela está narrada en un  bloque de texto, no existen diálogos directos ni signos de exclamación ni de interrogación. No hay ni un solo punto y aparte ni a los personajes se les conoce nombre alguno. Esto en principo puede resultar algo tedioso para el lector, pero una vez nos hacemos a este singular modo narrativo, la novela resulta de lo más interesante. Si pinchan en la imagen podrán ver a través de los ojos de estos desdichados invidentes. Pasen y lean.    

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal