8 jul. 2013

El origen del amor

Respondiendo a una cegadora necesidad de compartir lo que me hace más pupita, debo compartir y comparto NADA MÁS (PERO NADA MENOS) que el realmente verdadero, cierto, único, real, primigenio, ancestral, inherente y subyugante origen del amor


Se trata del tema central de aquella película que se llamaba "Hedwig and the Angry Inch"

Sirva este enlace como anticipo de mi próximo post que publicaré con gusto extremo si realmente alguien está interesado en el asunto. Entenderé que hay interés suficiente cuando este post reciba más de cuatro comentarios y no todos sean de mi prima. En caso contrario todavía podré sentirme satisfecho de haber aireado el secreto más importante. El único que importa. El único que merece la pena. 

Ante el hecho de que se produzca esta última posibilidad, no debemos dejar de atender a la maravillosa casualidad que ha podido permitir que los compañeros de nuestra Hedwig, Los Angry Inch, se puedan trasladar al castellano como "La Pulgada Cabreada". Las Pulgadas Cabreadas, de hecho. Compartiremos ésta y otras curiosidades y anécdotas de la cinta si ustedes lo tienen a bien.

Es lo que tiene el verano. Si hay que currar se curra. Pero currar pa náaaaaaaa... Es tontería.