12 may. 2013

Los días no vividos

Sobrevivimos al "fin del mundo". Y a todas las películas sobre el "fin del mundo". No fue fácil. ¿Podrás superar una más? Hasta hace poco hemos venido sufriendo una cantidad ingente de documentos relacionados con el fin de nuestra especie. De forma especial en el último año debido a aquella profecía que nos castigaba con un nuevo ultimátum.

Han sido múltiples los intentos de invitarnos a "previvir" la experiencia del FIN  contemplando el apocalipsis desde la butaca. De desvelar "el cuándo" y "el cómo" del episodio final como si de esa manera pudiéramos estar mejor preparados para afrontarlo. Saltarse las páginas que quedan hasta el final de la novela para centrarse en el último capítulo. Al igual que disfrutamos de forma especial las últimas páginas de un libro cuando nuestros dedos nos informan del inminente desenlace, afrontaríamos especialmente nuestros últimos días una vez conocida la fecha de caducidad. De eso va la película que me atrevo a compartir aquí. De enfrentarnos ante el hecho de decidir en qué invertiríamos nuestras últimas horas.

Frente a los multimillones que han malgastado los americanos en este asunto, tenía que ser el cine español el que iluminara el camino hacia la verdad con una producción de bajísimo presupuesto (menos de 60.000 eurillos). Además, se trata de una ópera prima. El debut de Alfonso Cortés-Cavanillas en el terreno del largo. Para colmo, tal y como ya estabais sospechando, la banda sonora debía incluir e incluye el temazo homónimo de Love of Lesbian, "Los días no vividos", junto con otras coplas tan suculentas como todo lo demás.

¿Y tú? ¿A qué dedicarías tus últimas horas? ¿Con quién las compartirías?