Ir al contenido principal

Una erupción de lava rosa

Siempre que me encuentro ante la situación de elegir tema para mis posts en este noble espacio, uno de los factores que más me inquietan es el hecho de poder ilustrar mis torpes palabras con el mayor contenido multimedia posible. 
No siempre consigo el objetivo (casi nunca) y en muchas ocasiones me asalta la duda de que el contenido al que se hace referencia sea inaccesible. Es por ello por lo que hoy ofrezco uno de los tesoros que podemos disfrutar de forma ilimitada (al menos por ahora) en nuestro servidor de vídeos preferido. Se trata del "Live al Pompeii" de Pink Floyd.

Una verdadera joya que se encuentra disponible en Youtube en formado HD y en la versión Director's cut entre otras. Se desarrolla al final de la primera etapa del grupo, antes del "The dark side of the moon"La parte principal, que da nombre al evento, se grabó a finales de 1971 en las ruinas de la ciudad de Pompeya (sí, la que fue devastada por una erupción del Vesubio). El director, Adrian Maben, siguiendo la ideología del grupo, se atreve a romper los cánones establecidos en oposición fundamentalmente a las filmaciones sobre el festival de Woodstock. Para hacerlo se atreve a montar un evento en formato cinematográfico y se lleva a estos jovenzuelos a las ruinas de Pompeya.

Tiene sentido. Sí, señor. Una ciudad que fue conquistada por ríos de lava volcánica como escenario de una segunda erupción. Esta vez en forma de fluido rosa. Para culminar la transgresión, monta la película en un anfiteatro vacío. No puede haber nada más opuesto a la forma en que se registró el evento de Woodstock. El documento se completa con grabaciones y entrevistas en París y Londres, en los estudios Abbey Road, mientras grababan el alabado "The dark side of the moon".

Todos los ingredientes para mantener nuestra atención a tope de cobertura.
Si os interesa el documento podemos comentar más datos y detalles. Por ahora os dejo con esta erupción de lava rosa sobre Pompeya.



El Rey Lagarto

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.