Ir al contenido principal

Hogares disputados

Amanece un nuevo día, y no recuperados de las funestas diatribas del día anterior, contadas con el atavío irónico,siempre menos grave, de programas sensacionalistas, o con la rígida seriedad  de noticieros a los que sus "mecenas" orientan con una fineza exquisita de por dónde deben ir dirigidas todas y cada una de sus pullas; volvemos a corroborar con no menos desánimo que lo de ayer es hoy más de lo mismo y que la repetición de despropósitos, corruptelas, y demás insoportables y escandalosos titulares van a seguir horadando, como sí de un carroñero gusano se tratara, nuestros ya castigados tímpanos y retinas.


Uno de los más angustiosos y tétricos titulares con el que a diario nos desayunamos sea quizá el de los lamentables desahucios. Es del todo imposible asimilar, digerir y menos engullir tales vilezas, sin que esto nos produzca lógicas arcadas.

La película que ahora les recomiendo nos invita a meditar acerca de este crudo calvario, por el que desgraciadamente muchas personas siguen padeciendo a diario sin que por el momento nadie ponga remedio alguno.

"Casa de arena y niebla" podría ser un reflejo bastante fiel de una sociedad americana que dista poco o nada de la nuestra, donde los valores humanos son los que dicta una administración y unas leyes al servicio de la especulación y la avaricia desmedida, donde la persona no es otra cosa que un simple ornamento en un gigantesco "monopoly" en el que siempre los acaudalados acaban por aplastar a la gente que intenta sobrevivir en este maremagnum de cuentas bancarias en Suiza y ridículos subsidios de desempleo.

La historia comienza con el desahucio de Kathy (Jennifer Connelly), por un error administrativo. La casa se pone a la venta a un precio irrisorio, de lo cual se aprovecha el coronel iraní Behrani (Ben Kingsley), que pone en marcha una maquinaria especulativa que dará de bruces con el amor propio y la dignidad de Kathy. Un drama en toda regla, donde el director Vadim Perelman debuta magistralmente, con un guión sólido cargado de sentimientos, códigos de honor, ambición, sueños rotos y estigmas religiosos. Acompañado de la envolvente música de James Horner, hecha a medida para la miscelánea emocional que en ella se produce. Una brillante Jennifer Connelly, sobria, sencilla, tan inmersa en su personaje que doy por sentado que le costaría no poco desasirse de él. Una sorprendente Shohreh Aghdashloo, esposa indolente de Behrani. Y el genial y demoledor Ben Kinsgley, nominado al Óscar, capaz de disociarse en un solo rostro para alimentar a un personaje tan mezquino como honorable.

No se pierdan ni un fotograma de este lacrimógeno film, y prepárense para un final a la altura del mejor de los dramas. Pinchando arriba podrán leer una pequeña biografía de Ben Kinsgley. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal