Ir al contenido principal

Cambios traumáticos

Mientras damos vueltas y más vueltas en esta gigante esfera, pareciera como si a su vez combinados, miles de bendiciones y desgracias girasen con nosotros para ser objeto de constantes sorteos, cuyo resultado, sobre todo si el "premio" conseguido es de los que no desearíamos ni al peor de nuestros enemigos, no podrá ser de ninguna manera rechazado por el  inocente desgraciado, llevándolo consigo hasta que otras fuerzas de índole conocida o no, pudieran librarle de tan soporífero calvario.
Es precisamente el protagonista de la novela que hoy les vengo a proponer el que se encuentra de frente con ese infierno que supone el que hayas sido seleccionado por el dedo cruel y arbitrario de la desgracia.
"La metamorfosis", de Franz Kafka, viene a darnos una visión superlativa de lo que llega a convertirse no solo la vida del infeliz individuo al que acontece la desgracia, sino la de todos los que le rodean, y de como un hecho puntual sobrevenido de repente cambia radicalmente en todos los aspectos la vida de dicha unidad familiar.

La obra de Kafka ha sido objeto de multitud de interpretaciones, pero la que con más claridad aflora desde mi humilde punto de vista es la de la reacción del entorno familiar, ese núcleo que creemos a veces indivisible y  a prueba de cualquier contratiempo por grave que este sea, y que en muchas ocasiones se resquebraja en mil pedazos en situaciones difíciles. La inconsistencia de una familia que se hace evidente en casos como este. El tema de la eutanasia tan en boga en nuestros tiempos, al que Kafka también hace un guiño en esta obra. Para otros muchos este libro es un compendio de toda su obra o quizá de toda su vida, las difíciles relaciones con su padres, el desapego cuando este ya no les sirve, la incomprensión que de alguna manera siente y lo injusto de la vida para con algunas personas.

Sírvanse ustedes mismos pinchando en la imagen de abajo y saquen sus propias  conclusiones. Arriba, en la fotografía del autor, podrán leer su resumen biográfico. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.