Ir al contenido principal

Caer hacia arriba: "The Fall"


 Una caída hacia lo más alto: "The Fall".
Un sueño del que despertarás siendo otro. 
Mejor y más grande.


  

Me permito ofrecer el anticipo del film en su idioma original, priorizando la imagen sobre todo lo demás y otorgándole el protagonismo desde el principio, mientras confío en vuestro domino de la lengua anglosajona.

David Fincher y Spike Jonze presentan esta aventura, así que será fácil ajustar vuestra atención al máximo. Está dirigida por TARSEM (yo aún diría más: SUPERTARSEM), conocido por sus trabajos en el terreno publicitario y del videoclip antes de atreverse con los largos. Siempre en los dominios del underground, no tuvo más remedio que autofinanciar el trabajo que nos ocupa. 

Esta aventura está basada en un film búlgaro que se tituló "Yo ho ho", si bien sólo hay que considerarlo como inspiración de una obra  que desde el principio transita por su propia senda.Una idea que rondaba por la cabeza de este  genio desde muchos años antes de completarla, siempre en la recámara, reservando para ella los mejores recursos y experiencias. Así, podremos disfrutar de los mejores escenarios naturales de los que se pueden encontrar en nuestro planeta, seleccionados durante años de experiencia con otros trabajos y reservados pacientemente para servir como "decorado" del cuento que nos ocupa. La fuerza del enclave y del encuadre ha permitido el no tener que recurrir a efectos digitales, demostrando una vez más que el talento debe estar por encima de los recursos. Seguramente sea éso lo que destaca en esta invitación llevándonos a disfrutar de una "orgía visual" sin límites. Si además está complementada con una historia más que absorbente, interpretada mejor que bien, será fácil entender porqué no he podido reprimir mi ansia de compartirla en este espacio.

Se puede ver en youtube doblada al castellano, aunque debe ser por capítulos, escribiendo como cadena de búsqueda "The Fall, el sueño de Alejandría"Espero que os atreváis con ella y podamos comentar la experiencia.


El Rey Lagarto

 

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.