Ir al contenido principal

Prinsengracht, 263

Si tenemos en cuenta que en  lo concerniente a todo lo que esté vinculado a las relaciones personales, juegan un papel primordial tiempo, lugar y circunstancias donde se desarrollen las mismas, podemos conjeturar con un elevado porcentaje de acierto que la convivencia que mantendrán ocho personas durante un largo período de tiempo en un reducido espacio de cuarenta y seis metros cuadrados y obligados a mantener en secreto su paradero con la reclusión a cal y canto que esto lleva implícito, no debe ser plato de buen gusto para ninguno de los habitantes de esta diminuta prisión improvisada, y menos para una avispada adolescente siempre a la gresca con unos mayores que se creen en posesión de todas las razones habidas y por haber y que no encuentra otra vía de escape para expresar toda esa bendita rebeldía juvenil, esas inquietudes, esas ansias de vida, esa interna filosofía adolescente, que no sea su diario secreto. 

En el diario que Ana Frank con tanto esmero escribe a modo de carta a su querida Kitty. Muchas son las escenas que, como en un moderno Gran Hermano, van sucediéndose en el transcurso de los angustiosos días que este grupo de judíos perseguido por una endemoniada maquinaria nazi, pasa encerrado en el 263 del edificio Prinsengracht.

Todo esto nos llega hasta nuestros tiempos gracias a la mente lúcida, brillante, de una niña de apenas 13 años, una niña que podría haberse convertido en una gran periodista o en una célebre escritora, como ella misma nos confiesa a través de sus relatos, al haber dejado constancia con absoluta maestría de cada trozo de vida que diariamente iban consumiendo en su forzado exilio, aferrados a la macabra idea de que cada día que amanecía podría ser el último. Ana Frank, sin quererlo, nos dejó un legado de vital importancia. Este no es otro que el mensaje siempre enérgico y positivo de afrontar la vida con optimismo y alegría. Una visión del mundo edulcorada por esa perspectiva adolescente que muchos de vez en cuando deberíamos adoptar cuando algún negro nubarrón se cierne sobre nuestras cabezas.

Arriba pueden desgranar el diario secreto de esta encantadora jovencita  pinchando en la imagen; abajo disponen de una versión cimematográfica de 1959. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal