Ir al contenido principal

Matrícula de honor



Las formas, en demasiadas ocasiones, dejan de corresponderse con el fondo, en ese contexto rutinario que aglutina el sinfín de elementos accesorios que forman parte de nuestra cotidianeidad mundana.
El hombre por naturaleza es inconformista, nunca estaremos del todo satisfechos, aunque nuestras arcas estén llenas a rebosar de todo lo humanamente deseable. Siempre hay nuevas metas que alcanzar, nuevos objetivos que cumplir, y por supuesto, nuevas normas (morales o de otra índole) que transgredir.
Simplemente corremos en pos de esa fantasía  que rompe con esa rutina saturada de lo mismo, y que posee esa chispa dulzona que es capaz de poner de nuevo en marcha una anquilosada maquinaria con una presión arterial demasiado baja.
La señora Robinson podría ser un vivo ejemplo de ese inconformismo natural, producto de esa apatía general  que lleva ya adosada a su existencia más tiempo del necesario. Esto es lo que podemos observar con claridad meridiana en "El Graduado",estrenada en 1967, obra maestra del director Mike Nichols, basada en la novela de Charles Webb y ganadora de un Óscar, que nos daba una visión más realista de la familia de estatus medio-alto estadounidense de los 60, de puertas para adentro (adulterio, alcoholismo, divorcio), todo ello políticamente incorrecto en una época en que la revolución sexual estaba dando sus primeros coletazos, y que impactó de un modo rotundo en una sociedad temerosa de Dios y de otras cuestiones "odiosamente" amorales.
Un extraordinario Dustin Hoffman da vida a un estudiante modélico (Ben Braddock), que junto a una despampanante Anne Bancroft (Mrs. Robinson) y a una dulce y bellísima Katharine Ross (Elaine Robinson), dan forma a este clásico sublime en una trama que trasciende más allá de una mera y simple historia de adulterio y planteamientos morales.
La innovación técnica es evidente, a la vez que encumbra a su director a ese podio imaginario de los que arriesgan y salen reforzados escapando por los pelos de las pegajosas zarpas de lo ridículo o irrisorio.
Escenas como la de la fiesta en la piscina, donde Ben desfila ante la mirada atenta de sus invitados con su traje de hombre rana; escenas como la del zoológico, donde los experimentos con la cámara son poco menos que elogiables y en los que mucho tienen que ver el director de fotografía Robert Surtees, que llevaba a sus espaldas trabajos como "Ben Hur", "Mogambo" y "Quo Vadis", entre otras. Y cómo no mencionar la escena cumbre del film, la escena en que la que todos queremos ser Benjamin Braddock y rescatar a la bella damisela de tan siniestras garras en la escena final de la boda. La guinda, sin duda, de este exquisito pastelito cimematográfico, la ponen Simon & Garfunkel, con una banda sonora que bien hubiese merecido el Óscar que con igual merecimiento obtuvo su director.
Como curiosidades, aportar que Hoffman tenía 30 años cuando se rodó esta película, Anne Bancroft 36 y Katharine Ross 27. Madre e hija en  la ficción solo se llevaban nueve añitos. Cosas del celuloide.
Nunca una cruz  tuvo un significado tan simbólico al encerrar a tanta gente con su propia hipocresía, en un recinto sagrado. Si pinchan en la imagen podrán acercarse un poco más  a la vida de este grande de la gran pantalla que es Dustin Hoffman. Pasen y vean.



Charlie 72
 

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.