Ir al contenido principal

La aventura está a punto de partir

Cuando emprendemos la odisea de un viaje, en el cual la aventura pasa a ser el ojo del huracán donde todo confluye y ésta depende irremediablemente del rumbo siempre variable de las relaciones interpersonales de este aleatorio "gran hermano", la emoción, las disputas, la diversión y como no, la pasión, están servidas.
Todas estas circunstancias y muchas más las encontramos en el clásico entre todos los clásicos del western, que John Ford nos regalara en 1939; me refiero, cómo no, a "La diligencia". En el habitáculo de este antiguo vehículo de transporte viajan una serie de variopintos  personajes que vivirán  a lo largo de un duro y polvoriento trayecto toda una larga lista de desventuras, contratiempos y penalidades.

La historia comienza cuando en un pueblo perdido de Arizona la liga de las buenas costumbres y la decencia expulsa a una prostituta llamada Dallas, que se ve obligada a marcharse en esta concurrida diligencia en la que además tienen cabida un médico alcohólico, un jugador y pistolero, un banquero corrupto, un representante de bebidas, la esposa embarazada de un capitán de caballería, un sheriff y un prófugo de la ley en busca de venganza.
Todo este elenco de peculiares elementos dan forma a uno de los mejores western de la historia, donde el maestro Ford sabe engranar de manera magistral todas y cada una de las piezas de este polvoriento puzzle, haciéndolo encajar con sutil facilidad, poniendo de manifiesto que cada buena obra debe tener su recompensa, y así lo expresa en su espléndido final.
No entraré en valoraciones con la tan traída y llevada escena de los indios, donde estos nunca parecen alcanzar a la diligencia, y el indemne estatus de los pasajeros es casi milagroso. Recalcaría en este caso las dos nominaciones, entre otras, a la mejor fotografía y al mejor montaje. El film es mucho más que especialistas que no caen en el momento adecuado o flechas que no acaban de dar en el blanco.
Destacar a un joven y casi desconocido John Wayne, un porte destacado y destacable siempre, y al Doctor Boone (Thomas Mitchell), que obtuvo el Oscar al mejor actor de reparto. El segundo y definitivo lo obtendría su banda sonora, al cual se sumarían tres nominaciones más: mejor película, mejor director y mejor dirección artística. Si  pinchan en la portada podrán leer una biografía de su director. Saquen su billete y atrévanse a cruzar estas inhóspitas tierras. Disfruten.





Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal