Ir al contenido principal

Dignidades por la borda

La capacidad de sacrificio que un ser humano puede llegar a albergar es sorprendentemente elevada. En muchas ocasiones sus miedos internos, la falta de oportunidades y los grilletes que la propia vida va encajando en sus huesudas y trabajadas muñecas son causas mayores para que tengan que soportar humillaciones y tratos vejatorios más allá de lo humanamente aguantable. Por otra parte, es de recibo que esa paciencia infinita y esa virtud de doblegamiento tengan un límite, cuando las circunstancias llegan al extremo donde la dignidad cae por la borda sin esperanza alguna de salvación. A colación del tan traído y llevado tema de opresores y oprimidos, de revoluciones libertadoras y salvaguarda de dignidades elementales, les propongo hoy el visionado de una de las películas mudas más revolucionarias de la historia del cine, no tanto ya por el asunto que trata, si no por las innovaciónes técnicas que su director Sergei M. Eisenstein, introdujo en el montaje del mismo, y que son parte fundamental para que este film cope una de las posiciones privilegiadas en el ranking de los clásicos de la historia del cine. Les hablo de "El acorazado Potemkin", estrenada en 1925, que narra las revueltas ocurridas en dicho acorazado en 1905, cuando la tripulación se rebela contra los oficiales en protesta contra el trato más que denigrante que estos aplican con alevoso sarcasmo. El carácter revolucionario de la película hizo que ésta se convirtiera en un símbolo propagandístico de la revolución bolchevique de 1917. Pero no es esto precisamente lo que encumbra a este film a los altares de las obras maestras del séptimo arte, sino sus virtudes técnicas, que magistralmente se instauran y fundan una escuela base para futuros directores. El contraste de imágenes, el travelling, las expresiones de los rostros, los primeros planos, los cambios de lentes en lugar del cambio de cámara, los planos picados, el carrito cayendo por las escaleras, recurso utilizado por maestros como Coppola en "El Padrino", Brian de Palma en "Los intocables de Elliot Ness", Woody Allen en "Bananas", etc. El film contiene 1209 planos, cifra muy por encima de lo habitual en la época, y no hay protagonista individual, la masa es la que ostenta ese título y es la que llevará con orgullo esta cruzada contra los tiranos. Si pinchan en el cartel podrán leer una breve biografía del director. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal