10 may. 2012

Declaraciones retorcidas

En demasiadas ocasiones quedamos sorprendidos, si no estupefactos, ante el giro inesperado que toman ciertos acontecimientos de la vida cotidiana, acentuando más si cabe el dicho popular que refiere que la realidad siempre supera a la ficción. El guión de la vida es singularmente sorprendente y extrañamente caprichoso a la hora de mover sus fichas o, mejor dicho, de poner a cada mortal en la senda que le corresponde, sea esta más o menos inverosímil. Pero a veces encontramos historias ficticias que dan al traste con esta teoría, y nos dejan tan petrificados como la más retorcida de las historias reales. Este es el caso de uno de los films a mi juicio más infravalorados de Billy Wilder, "Testigo de cargo". Basado en un relato de la dama del suspense por excelencia, Agatha Christie. La trama se centra en el juicio por el asesinato de una rica viuda, donde el acusado Leonard Vole (Tyrone Power), un joven que mantiene una relación de mera amistad con la asesinada, es defendido por el abogado criminalista Sir Wilfrid Roberts (Charles Laughton), que contará con un testigo de peso en el personaje de Christine Vole, esposa del acusado, que interpreta magistralmente la gran Marlene Dietrich. El ritmo de la película es vivo, frenético, con diálogos ingeniosos, con pinceladas de un humor irónico que no pueden faltar en ningún guión del maestro Wilder, al igual que la intriga y la doble moral de sus personajes. No hay respiro para el espectador de escena a escena, hiladas majestuosamente con giros argumentales, personajes divertidos e ingeniosos como el de Laughton, que junto con su enfermera particular (Elsa Lanchester), esposa de este en la vida real, dan pie con sus opuestos puntos de vista acerca de como seguir preceptos médicos, a la sonrisa fácil del espectador. Tampoco dejamos atrás la actuación impecable de Tyrone Power, cuyo personaje es creíble en todo momento. Marlene Dietrich destaca sobremanera como siempre con ese haz de oscurantismo que imprime al personaje, en este caso de mujer fría y calculadora, que puede transformarse en cualquier momento de ángel a demonio o viceversa con una pasmosa facilidad . La película, estrenada en 1957, obtuvo 6 nominaciones a los Óscar y 5 a los Globos de Oro. Si pinchan en la imagen podrán leer la biografía del gran Billy Wilder. Disfruten y atrévanse a emitir un veredicto.


Charlie 72