Ir al contenido principal

Declaraciones retorcidas

En demasiadas ocasiones quedamos sorprendidos, si no estupefactos, ante el giro inesperado que toman ciertos acontecimientos de la vida cotidiana, acentuando más si cabe el dicho popular que refiere que la realidad siempre supera a la ficción. El guión de la vida es singularmente sorprendente y extrañamente caprichoso a la hora de mover sus fichas o, mejor dicho, de poner a cada mortal en la senda que le corresponde, sea esta más o menos inverosímil. Pero a veces encontramos historias ficticias que dan al traste con esta teoría, y nos dejan tan petrificados como la más retorcida de las historias reales. Este es el caso de uno de los films a mi juicio más infravalorados de Billy Wilder, "Testigo de cargo". Basado en un relato de la dama del suspense por excelencia, Agatha Christie. La trama se centra en el juicio por el asesinato de una rica viuda, donde el acusado Leonard Vole (Tyrone Power), un joven que mantiene una relación de mera amistad con la asesinada, es defendido por el abogado criminalista Sir Wilfrid Roberts (Charles Laughton), que contará con un testigo de peso en el personaje de Christine Vole, esposa del acusado, que interpreta magistralmente la gran Marlene Dietrich. El ritmo de la película es vivo, frenético, con diálogos ingeniosos, con pinceladas de un humor irónico que no pueden faltar en ningún guión del maestro Wilder, al igual que la intriga y la doble moral de sus personajes. No hay respiro para el espectador de escena a escena, hiladas majestuosamente con giros argumentales, personajes divertidos e ingeniosos como el de Laughton, que junto con su enfermera particular (Elsa Lanchester), esposa de este en la vida real, dan pie con sus opuestos puntos de vista acerca de como seguir preceptos médicos, a la sonrisa fácil del espectador. Tampoco dejamos atrás la actuación impecable de Tyrone Power, cuyo personaje es creíble en todo momento. Marlene Dietrich destaca sobremanera como siempre con ese haz de oscurantismo que imprime al personaje, en este caso de mujer fría y calculadora, que puede transformarse en cualquier momento de ángel a demonio o viceversa con una pasmosa facilidad . La película, estrenada en 1957, obtuvo 6 nominaciones a los Óscar y 5 a los Globos de Oro. Si pinchan en la imagen podrán leer la biografía del gran Billy Wilder. Disfruten y atrévanse a emitir un veredicto.


Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal