Ir al contenido principal

Proyecciones paradisíacas

No existen grandes historias fuera del ámbito de las más sencillas y comunes historias cotidianas. De las del día a día, de las que la vida nos plantea como ese guión invisible que todos, sin saberlo, vamos leyendo, dando forma a esa trama de vicisitudes y alegrías que en definitiva componen nuestra humilde y fugaz existencia. De eso trata precisamente una de las películas más conmovedoras no ya del cine italiano, sino de ámbito mundial que tengo a bien recomendarles hoy. Con guión y dirección del maestro Giuseppe Tornatore y musicada por el celebérrimo Ennio Morricone, "Cinema Paradiso" es un compendio de nostalgia, humor y melancolía. Un homenaje profundamente apasionado al mundo del celuloide, pero en este caso, no al de las grandes estrellas sino al que se vive, siente y respira en una sala de cine, convertida en el eje principal sobre el que giran las vidas de los habitantes de un pequeño pueblecito donde cada proyección pareciese la última, donde familias enteras se sumergen con una avidez desaforada en la gran pantalla, mientras Alfredo y Salvatore son testigos desde su cabina de ese microcosmos tan particular, al que ellos de alguna manera dan forma cada vez que el proyector se pone en marcha y una nueva aventura se introduce en los sentidos del espectador. De una manera brillante, Tornatore nos traslada a diferentes etapas de la vida del protagonista, y las va insertando en una cadena imaginaria donde el último eslabón vuelve a cerrarse sobre sí mismo con el regreso de éste a su pueblo natal, desoyendo los consejos de su querido y viejo amigo, pero transformado en un gran director, al igual que los recortes de película que la censura local le obliga a realizar se convierten al final en un montaje convertido en metáfora del triunfo sobre todo lo que de alguna manera nos impide expresarnos con total libertad y realizar nuestros sueños. La película, estrenada en 1988, tenía un metraje de 155 minutos que se vieron reducidos a 123, debido al poco éxito que logró en su país de origen. Obtuvo un Óscar a la mejor película de habla no inglesa, y es que nadie como los italianos para hacernos conmover así. Si pinchan en el cartel podrán leer una pequeña biografía de su director. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal