Ir al contenido principal

Pasiones cautivas

Se hace difícil, si no imposible en muchas ocasiones, establecer una convivencia dignamente soportable en un entorno familiar  catalogado dentro de los considerados como standard, en los que a priori no existen problemas mayores que los que algún miembro de la unidad familiar vaya desgranando consciente o incoscientemente en el trancurso del devenir diario de vez en cuando. La realidad se vuelve mucho más cruda cuando la unidad  familiar se ve afectada por algún tipo de tragedia que trastorna en gran medida esa "normalidad" hasta entonces imperante, poniendo sobre las cuerdas a esa convivencia pacífica y medianamente llevadera que ahora empieza a tambalearse. De esto y otros intrínsecos menesteres trata precisamente la obra teatral que el grandioso poeta y dramaturgo Federico García Lorca, publica en 1936, "La casa de Bernarda Alba", de la que se extrae la adaptación cinematográfica que el no menos genial Mario Camus estrena en 1987. La obra teatral, orquestada en tres actos, tiene como único escenario, al igual que la película, la casa lóbrega y oscura de Bernarda, a la que ella, a raíz del fallecimiento de su segundo esposo, convierte en una prisión durante ocho largos años, condenando a sus cinco hijas al más despótico confinamiento, que a principios del siglo XX era no sólo recomendable, sino casi obligado a la hora de guardar el luto riguroso establecido en  una sociedad llena de miedos, fanatismos religiosos, supercherías y falsas apariencias;  a lo que sumamos la mano implacable de Bernarda a la hora de arrastrar a sus jovenes e indefensas hijas al pozo de la amargura y la desesperanza. Les invito a que traspasen estas cuatro paredes y se convenzan de que la pasión puede hacerlo sin importar la anchura y firmeza de sus muros. Pinchando en el cartel pueden leer la obra completa. Disfruten.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

La jerarquía es eterna

Elvis fue el Rey del Rock, y eso es algo que pocos discuten con el paso de los años. Pasarán siglos antes de volver a ver sobre un escenario a alguien con su fuerza, su desbocado talento y su imagen. El tupé y la pelvis más famosos de la historia de la música dejó un legado de canciones con cuya interpretación (él no escribió ni una sola nota) consiguió convertirse en un icono inmortal