Ir al contenido principal

Su santidad, la inocencia

En el habitáculo sombrío y tenebroso que la pobreza reserva fielmente a sus correligionarios es fácil imaginar que la vida allí para ellos resulte poco menos que una carrera de obstáculos de toda índole, mucho más crudos e insidiosos en algunos casos los provocados por sus propios congéneres que los que la implacable naturaleza ya aplica naturalmente. Y es que la inmensa mayoría de las veces los causantes de que este fugaz paso que muchos, trastabillándose, dan por este planeta azul para algunos pero muy negro para otros, somos nosotros mismos, el ser humano. El ser humano más inhumano que podamos imaginar, un ser humano indigno de poseer tal condición, condicionado tal vez por otros hombres que están en la creencia, para ellos inamovible, de que lo siempre acertado y provechoso es pisotear al más débil sin el menor escrúpulo. Hoy les quiero proponer el visionado de una de las obras cumbres del cine español, una de esas películas que nos dejan un poso amargo en la garganta, una sensación malsana de incredulidad y hastío. En 1984 llega a nuestras pantallas "Los santos inocentes", basada en la novela homónima de Miguel Delibes y dirigida por Mario Camus, que nos traslada a una España negra y profunda donde las diferencias sociales pasan del grado de notables a sobresalientes, siendo esto tan notorio en algunas escenas que el espectador puede pensar que el criado, casi esclavo en este caso, pierda su condición humana para acercarse muy mucho a la animal. Una película espléndida en guión y ambientación, hecha casi a  medida para una puesta en escena de la mano de un inconmensurable Alfredo Landa (Paco "El Bajo"), en el papel de siervo fiel, una magnífica Terele Pávez (Régula), la abnegada mujer de Paco, un grandioso Juan Diego (Iván, el señorito), un terrateniente mezquino y cruel, y un brillantísimo Paco Rabal (Azarías, hermano de Régula), en  el papel de un discapacitado psíquico que lastra más si cabe la paupérrima vida de los infelices criados. No se muevan de sus butacas y conmuévanse un poco, no es para menos. Si pinchan en la imagen podrán leer más sobre esta gran obra, junto con una entrevista a su autor.



Charlie 72

Entradas populares de este blog

Two of us: Un encuentro legendario

Por fin hemos encontrado (después de tanto tiempo) la mítica película "Two of us", emitida originalmente para la televisión americana y ahora con subtítulos en español para toda la población hispanohablante. Como protagonistas tenemos a Aidan Quinn interpretando a Paul McCartney y a Jared Harris en el papel de John Lennon. Los actores interpretan el encuentro ficticio de lo que podría haber pasado entre los dos músicos durante un encuentro real que tuvieron en abril de 1976 si se hubieran presentado en un programa llamado Saturday Night Live que les ofrecía 3.000 dólares si se reencontraban en televisión aquella noche y tocaban tres canciones en directo (si pinchan en la imagen de la izquierda podrán ver al presentador del show haciéndoles la oferta real).

La fatalidad nos hace invisibles

El destino, nos guste o no, está ahí, cual depredador que saliva copiosamente acechando a su inocente víctima para saciar sus ansias de hacer cumplir lo irremediable, para aplacar las iras de quién sabe qué criaturas divinas que por menesteres de fundamentos establecidos para algún misterioso propósito, o bien por puro albedrío astral, se empecinan por los siglos de los siglos en llevar a cabo tales empresas para deleite o desgracia de los mortales.

"Crónica de una muerte anunciada", obra singular del recientemente desaparecido Gabriel García Márquez, es un referente claro a eso que denominamos destino, a eso tan natural y a la vez tan extraño que encierra el misterio de la vida, tan absurdo y falto de sentido que se nos acaban las hipótesis para dar con alguna respuesta que deje, por lo menos a medias, satisfecha nuestra curiosidad. Esa que siempre se conforma, dadas las circunstancias, con darse con un canto en los dientes si el acontecimiento en cuestión tiene algún punto …

An-tonio y El Club de los 27

Hoy la historia va sobre "El Club de los 27”. Como ya conocéis, se trata de ese selecto grupo al que pertenecen algunos de nuestros mayores ídolos (quizá los más grandes) no solo por su brutal repercusión en el arte de hacer música, sino por el hecho de abandonar este jodido mundo justo a la tierna edad de veintisiete añicos (ni más ni menos) y en circunstancias siempre relacionadas con el exceso.